Cuando un hombre recrea un personaje femenino se convierte en Drag Queen

MÉXICO.- Michel estudia Gestión Cultural en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. A sus 28 años estudia su segunda licenciatura. La primera fue Arquitectura.

 

Todos sus compañeros y amigos le dicen Mika, de cariño, pero eso no es lo único que lo distingue; le gusta el performance.

“Creo que soy como más en esas cuestiones performáticas, en donde fue lo que más me gustó a mí, fue lo que me llenó y de hecho fue a raíz de un taller de teatro que empecé a experimentar estas cuestiones de hacer Drag Queen”, aseguró.

Y es que Mika, es Drag Queen.

“No quiero ser una mujer, no quiero parecerme a una mujer, no es lo que yo necesito, o sea, yo estoy feliz con mi cuerpo porque si quisiera parecerme a una mujer me pongo implantes o cosas así. Fue como una cuestión de experimentar”.

Se concibe como un hombre afeminado, por lo que recrear el personaje de una Drag Queen le permite superar el estigma que la sociedad pretendía imponerle.

“Tienes que tener novia porque eres hombre y tienes que jugar fútbol porque eres hombre y… todo esto que te decía la sociedad pues creo que en ese momento lo tiré, así, el vaso lo deje vacío y volví a reconstruirme como persona en realidad y que era lo que quería”.

Quienes hacen Drag, recrean un personaje que exacerba lo femenino. Un personaje que tampoco se relaciona con la preferencia sexual de quien lo personifica.

Para Mika es una experiencia personal, que simplifica la filosofía de esta expresión cultural que pretende cuestionar los tradicionales roles de género.

“Una Drag Queen creo que te permite eso, poner en jaque, cuestionar, transgredir y también el poner a pensar al otro, de qué te están dictando como sociedad, de cómo te tienes que comportar”.

Desde hace cinco años que diseñó el personaje de Mikonika. Le costó muchas sesiones de prueba y error, de tomar muchas clases de maquillaje, de experimentar con distintos vestuarios.

Hasta que logró recrear un personaje que es una extensión de sí mismo.

“Es parte de mi personalidad y parte de quien soy, por eso mi nombre tiene que ver mucho con el mío, mi nombre Drag, como Mikonika que es una extensión mía, que soy yo solamente dándole otra apariencia pero sigo siendo yo”.

Ser Drag Queen va más allá del espectáculo. Las puedes encontrar en museos y galerías, dando conferencias, en las calles.

O como Mikonika, que la encuentras en los pasillos de una universidad o dando un show, como parte de un concurso de chicas Drag Queen.

Drag Queen, el respeto a la diversidad

En entrevista con Paola Rojas, el sexólogo David Barrios dijo que la vida misma nos enseña que hay diversidades “dentro de la gran diversidad”.

“Es una expresión más de nuestra enorme diversidad, que finalmente es algo que enriquece el espectro humano. Mi propuesta es que lo tomemos con filosofía y en ese espíritu de respetar las diversidades”.

Explicó que la expresión Drag Queen se refiere a un hombre, independiente de que sea heterosexual, homosexual o bisexual, que recrea personajes femeninos.

“Esta interpretación incluye desde luego el subrayar rasgos de estereotipos de belleza femeninos. (…) Y en el mejor sentido del término es una caricatura, pero en homenaje a la figura femenina”.

Destacó que formando parte de este espectro diverso es fundamental el reconocerlo y aceptar que existe.

“No todo es blanco y negro, no todo es hombre y mujer, puede haber situaciones intermedias, incluso andróginas. (…) Una cultura de respeto a la diversidad es algo que nos hace más humanos, más compresivos, más empáticos”, agregó.

 

 

 

 

Con información de Noticieros Televisa / Foto: Facebook/Mikonika Q Love

Noticias relacionadas

Accesibilidad