Detienen a exalcalde de Iguala y a su esposa; declaran en la SEIDO

México, DF.- Agentes de la Policía Federal detuvieron esta madrugada al exalcalde prófugo de Iguala, José Luis Abarca, y a su esposa María de los Ángeles Pineda, acusados de la matanza de 6 personas y desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero la noche del 26 de septiembre, en aquella ciudad. El expresidente municipal perredista, que se había convertido en el hombre más buscado de México, era el eslabón central en este caso que se convirtió en la crisis más delicada del gobierno del presidente Peña Nieto, publicó el sitio online de Joaquín López Doriga.

Abarca desapareció desde el lunes 29 de septiembre, siendo el Distrito Federal el último lugar en el que se le ubicó, tras un encuentro con un dirigente del PRD. Allí se le perdió la pista a pesar de que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong había pedido al entonces gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, desde el mismo sábado 27 de septiembre, que le colocara doble vigilancia para impedir que se fugara… y se fugó. El perredista fue removido de su cargo por el Cabildo de Iguala y a pesar de las suspensiones que logró para evitar su captura, que al final la juez canceló por falta de los depósitos para la garantía, se le extendieron órdenes de aprehensión, por homicidio, intento de homicidio, encubrimiento y desaparición forzada de personas.

Su detención, con su esposa también buscada por la justicia, se dio esta madrugada en una casa de Iztapalapa, en una operación diseñada por el CISEN y efectuada por agente de un grupo de élite de la Policía Federal. Los trabajos de inteligencia dieron con una señora que les había rentado una casa. Ubicada esta y confirmada la presencia en ese inmueble de los Abarca, se preparó el operativo y los federales los sorprendieron y detuvieron sin que ofrecieran resistencia alguna.

Los prófugos estaban escondidos desde hace varias semanas en esa casa que le había rentado una mujer, detenida, en condiciones muy diferentes a las que tenían en su residencia de Iguala con apenas una cama, una mesita y una pequeña televisión. Estaban despiertos cuando los agentes federales irrumpieron para detenerlos y ponerlos a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación, ante el que ya declaran en las instalaciones de la SEIDO. Esta detención da un vuelco al caso Iguala, a la desaparición de los 43 normalistas, hace 39 días, pero también se lo da a la crisis que provocó el caso desde las primeras horas del sábado 27 de septiembre, cuando se empezó a conocer la dimensión del crimen.

Con información de Lopez Doriga

Comenta

Noticias relacionadas

Gobierno presenta seis monedas conmemorativas

lunes 27 de septiembre de 2021

Accesibilidad