Día del Ferrocarrilero en honor a Jesús García Corona

México.- Hoy 7 de noviembre se celebra el día del ferrocarrilero en honor a JESÚS GARCÍA CORONA que sacrificó su vida para salvar la ciudad de Nacozari, Sonora.

La historia del Héroe de Nacozari ocurrió hace ciento siete el 7 de noviembre de 1907. A Jesús García Corona no le correspondía conducir el tren, pero tuvo que hacerse responsable de los tres viajes programados entre el pueblo de Nacozari y la mina de Pilares.


Era un recorrido de apenas cuatro kilómetros pero la máquina que conducía Jesús no contaba un contenedor donde las chispas eran sofocadas con mallas evitando así los accidentes por combustión.  Aun así Jesús hizo el primer trayecto sin ningún contratiempo.

Al regresar por más carga, un mensajero abordó el tren a la altura de El Seis, caserío habitado por familias de trabajadores de las vías, para avisar a Jesús García que se necesitaba llevar más explosivos a la mina, diez toneladas de pólvora que se usarían para una ampliación.

Ya en Nacozari, García dejó a los ingenieros el trabajo de acomodar los vagones, entre los que estaban los dos cargados de explosivos, que por un error fueron colocados junto a la máquina.

De regreso al sitio donde estaba detenida la máquina, Jesús García ayudó a uno de sus compañeros a encender el fuego, y, lentamente, la presión del vapor subió. Movió el convoy y Librado del freno, la locomotora trabajaba contra el viento; las chispas vivas, emanadas del contenedor descompuesto, volaron sobre el motor y la cabina, llegando hasta los dos primeros furgones, cargados con cajas de dinamita.

Avivado por el viento que el andar del tren producía, el fuego se expandió. El aire fluyó a través de las cajas e intensificó las llamas. Cuando la esperanza se desvaneció por la intensidad del fuego, Jesús le pidió a la cuadrilla que lo acompañaba que se arrojara de la locomotora y le imprimió toda la velocidad que podía a la máquina.

A las 14:20 horas, un estruendo se sintió en Nacozari. La onda expansiva quebró vidrios y sacudió las casas. Tan grande fue la explosión, que la locomotora desapareció por completo.

Fueron 13 los muertos, entre niños, mujeres y obreros que se encontraban cerca de la vía. Pero, sin duda, fueron cientos los que salvaron la vida cuando Jesús García decidió alejar del pueblo el convoy en llamas.


La población que salvó se llama ahora Nacozari de García; fue declarado Héroe de la Humanidad por la American Royal Cross of Honor de Washington y a partir de 1944 por decreto presidencial, ese día se conmemora en México el Día del ferrocarrilero.

 

Noticias relacionadas

Accesibilidad