Divide opiniones final de ‘Game of Thrones»

Estados Unidos. – El episodió pasó del drama y la comedia, al final feliz. Y obviamente no todos quedaron contentos con la conclusión de Game of Thrones (GOT).

Aunque hubo algunos que quedaron satisfechos, sin embargo, las opiniones fueron divididas, tanto en las redes sociales como en el GoT Fest realizado ayer. El episodio abrió con aplausos y gritería y la proyección culminó sepulcralmente.

“Estuvo bien e inesperado (…) el elegido, pero hubo cosas que cerraron raro”, dijo Carlos Guzmán a Excélsior en el Pespsi Center WTC tras ver el final de la serie.

“El rumbo lo puso el capítulo anterior y tomó el que tenía que dar. Fue predecible y al mismo tiempo raro”, señaló Roberto González. Aunque al abandonar la sala, algunos fans salieron maldiciendo.

Y así, llegó el día de saber quién se quedaba con el Trono de Hierro. El #DominGOT que nadie esperaba, ocurrió. Un momento triste y para celebrar en un Pepsi Center WTC que se transformó en lo que George R. R. Martin soñó y plasmó en sus cinco de siete libros publicados. El GoT Fest, una celebración que en Latinoamérica se realizó exclusivamente en la CDMX y en Argentina, con más de tres mil fans de la serie que vieron el capítulo en una pantalla gigante del inmueble.

“No me gustó, fue predecible. Esperaba más acción como conclusión y lo único que hicieron fue el típico ‘todos felices’”, comentó Eduardo Toledo. Su acompañante, Gabriela Toledo, opinó que quedaron muchos cabos sueltos. “Espero que en el spin off resuelvan eso, porque es bueno a secas”.

Pero, para lograrlo, tenían que recorrer el universo de Game of Thrones, sentarse en el Trono de Roca Dragón y huir de los White Walkers a través del bosque del norte. Los fans se quedaban atascados en las frías tierras rodeadas de árboles, desolación y nada más que nieve a su alrededor. Había que escapar, pero antes merodear y tener una foto con los No Vivos, y la única vía era la famosa puerta donde Hodor pereció tratando de salvar a Bran Stark de la horda. Muchos fueron atrapados por las putrefactas manos mientras gritaban “¡Hold the door!”. Los sobrevivientes eran identificados por las casacas que usaban, la mayoría Lannister, Targaryen y Stark.

Los traidores eran arrojados por la Puerta de la Luna; las personas que buscaban desaparecer y ser nadie en este mundo, se pusieron a prueba en El Muro de los Rostros, aquel donde Arya Stark se volvió un arma mortal Jaqen H’ghar. Un rostro entre miles de sin nombre. Por supuesto que la mayor atracción era lo más anhelado por todos: El Trono de Hierro, que fue tomado por una legión de Cuervos, liderada por un hombre convertido en Jon Snow, y a su lado Lady Melisandre, encarnada por su novia.

Este grupo de fans eran un par de mexiquenses y dos chilangos que hicieron una quiniela de 100 pesos por cabeza al que atine quién será el monarca de Westeros. Y además tenían sus impresiones de la tan criticada temporada ocho, señalada por la locura repentina de Daenerys Targaryen, la Madre de Dragones, el inexistente encuentro entre Jon Snow y el Rey de la Noche y la rapidez con la que fue derrotado por Arya en el episodio The Long Night.

Tomaron rumbo al Black Castle, donde cuatro maestres preparaban mensajes firmados con la caligrafía de Westeros, listos para ser enviados por los cuervos. Luego, llegó la última zona: Fuego y Hielo. Un par de cuervos salieron bien librados del Dracarys del Drogon para ir con rumbo al Norte, con pieles que les cubrían del brutal invierno de Winterfell.

Aunque Dan Weiss, uno de los creadores de GOT, esperaba que a la gente les gustara el epsidodio, al parecer el deseo no se le cumplió.

Con información de Excélsior.

Noticias relacionadas

Accesibilidad