Economía circular: una alternativa clave para evitar la generación de residuos

México.- El cuidado del planeta requiere de una cultura de protección al medio ambiente, así como la visión de los gobiernos de los países, la contribución de los sectores industriales y comerciales, así como la participación de la población. Son muchas las necesidades y, los proyectos globales y locales para mitigar el deterioro al medio ambiente y fomentar mejores condiciones para la preservación ecológica.

En cuanto a la problemática que se ha creado entorno al plástico el cual es un insumo clave en la manufactura de millones de productos, se han diseñado y puesto en marcha diversas iniciativas y programas dirigidos al acopio, limpieza, reciclaje y reutilización que apoyan una visión integral en el manejo de residuos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, «cada minuto se compran un millón de botellas de plástico». En consecuencia, la ONU emitió una declaración en la que 200 países se comprometieron a reducir el uso de plásticos de aquí al año 2030. Asimismo, en la Asamblea para el Medio Ambiente se determinó que, para alcanzar las metas, se requiere de una transformación en el estilo de vida de todas las personas.

Cada nación ha emprendido diferentes tipos de proyectos y, diferentes industrias transnacionales han trazado esfuerzos en conjunto con los gobiernos y la sociedad civil para contribuir al manejo responsable del plástico post – consumo.

Por ejemplo, Siim Kiisler, ministro de Medio Ambiente de Estonia, ha señalado que en su país se ha decidido “hacer las cosas de manera diferente. Transformaremos la forma en que vivimos, desde la reducción de nuestra dependencia de los plásticos de un solo uso, hasta la ubicación de la sostenibilidad en el corazón de todo desarrollo futuro.

Así, compañías de gran escala y de los sectores de producción de autopartes, textiles, alimentos y bebidas, así como empaques, han diseñado metodologías, tecnologías, proyectos y acciones que se suman al esfuerzo encaminado por Naciones Unidas.

En este mismo sentido, el modelo de Economía Circular es una gran alternativa, gracias al impulso del diseño de envases que permiten que después de un proceso de reciclaje puedan regresar a ser otro envase, contribuyendo así a la reducción de residuos. Lograr este cambio requiere de la ayuda de quienes colaboran en la cadena de consumo, tanto de alimentos, como de bebidas.

Todas las personas tienen la oportunidad de hacer algo más por el medio ambiente y su entorno, se puede comenzar con acciones sencillas que van desde adquirir productos envasados en recipientes hechos a base de plástico reciclado, hasta enseñar a otros hábitos para apoyar y fortalecer las prácticas de separación de residuos. Al respecto, existen cada vez más grupos comunitarios, en escuelas y centros sociales, donde se fomentan acciones como:

  • Formación en valores para el cuidado del medio ambiente.
  • Cursos de recolección, separación de residuos, reciclaje y reutilización de plásticos.
  • Identificación de plástico de un solo uso y plástico reciclable.
  • Producción de artesanías hechas con residuos.
  • Desarrollo de proyectos de emprendimiento para reaprovechar el plástico reciclable.

Las empresas e instituciones también participan en estas tareas. Como parte de las acciones de responsabilidad social, compañías de todos los tamaños se han sumado; por ejemplo, en la industria textil se desarrollan nuevas tecnologías para reciclar ropa usada en hilo para producción de telas. En la construcción, se estudian nuevas metodologías para la transformación de botellas en material para la edificación o en materiales para carreteras.

En el ramo de alimentos y bebidas, donde el plástico forma parte de la cadena productiva, se ha impulsado una importante evolución e innovación por parte de las empresas. Tal es el caso de la Industria Mexicana de Coca-Cola, que recientemente presentó la botella azul de ‘Ciel’, hecha completamente de otras botellas y que tiene la posibilidad de convertirse en una nueva botella tras su proceso de reciclaje. Un claro ejemplo de economía circular.

Este envase consigue tener más de una vida útil principalmente por dos atributos:

  1. Por ser reciclada, es decir, elaborada completamente de otras botellas
  2. Ser reciclable, ya que sus características físicas le permite procesarse para convertirse en una nueva botella de manera infinita.

La historia del reciclaje de la botella Ciel, comienza desde el momento en que cualquier consumidor vacía el envase de su bebida, lo aplasta, cierra y deposita en los contenedores de residuos. Estos son transportados a las plantas de reciclaje donde los materiales son clasificados, almacenados y preparados para iniciar su proceso.

Posteriormente, el PET es prelavado y molido para crear hojuelas secas que serán evaluadas para crear pellets cristalizados y entintados de color azul, obteniendo la resina que creará nuevos envases. Este proceso contempla los estándares más altos de calidad para ser completamente seguro para consumo humano a través del uso de PET grado alimenticio.

Esta iniciativa es parte de los esfuerzos de la Industria Mexicana de Coca-Cola para alcanzar la meta global “Mundo sin Residuos”, con la que busca recolectar y reciclar el equivalente al 100% de sus envases vendidos para el 2030, además de incrementar el porcentaje de material reciclado en cada uno.

Actualmente, millones de envases ya están elaborados 100% con material reciclado y es el principal reciclador de PET grado alimenticio en el país, con la capacidad de procesar cada año 85 mil toneladas, por medio de sus plantas recicladoras PetStar, la más grande del mundo e IMER, la primera en América Latina.

De este modo y consciente de las necesidades globales de cuidado al medio ambiente, la Industria Mexicana de Coca-Cola mantiene su compromiso, a través de la constante evolución en tecnologías, envases y procesos para dar así un respiro al planeta.

De igual forma todo tenemos que hacer lo que nos toca para heredar un mejor planeta a las generaciones futuras, por ello es fundamental impulsar de la participación de gobiernos, empresas, sociedades y familias. Juntos, podemos lograrlo.

Noticias relacionadas

Pega guerra comercial a países de América

viernes 20 de septiembre de 2019

Accesibilidad