Cerrar (X)


FOTOS: ACG

El ‘encabronamiento’ social hará al próximo presidente de México: Solá

Yolanda Gutiérrez / Primera Plana Noticias

Morelia, Michoacán.- El candidato que sepa canalizar la ira y el “encabronamiento” que siente hoy gran parte de los mexicanos, y sepa convertir esos sentimientos en votos, será el próximo presidente de México, pronosticó el estratega electoral Antonio Solá, considerado ‘El hacedor de presidentes’, tras exponer “Los principios de la estrategia política” en el Tercer Encuentro Interamericano de Consultores Políticos.
“Lo que está en juego en la elección de 2018 es la ira y el dolor que sienten los mexicanos de no haber sido atendidos por los regímenes que han estado gobernando”, insistió el experto, quien sostiene que lo que estará en juego en la próxima contienda es la irritación social.
Solá no regateó nombres. A una semana de que inicien las campañas, dijo que si López Obrador no se equivoca y no se convierte en enemigo de sí mismo, seguirá encabezando las encuestas. A José Antonio Meade lo considera una “extraordinaria persona”, un candidato elegido en un mal momento para un mal tiempo de su partido, el PRI, y lo ve en “una trituradora” del propio sistema político y del gobierno en el poder, lo que le crea desvanetajas, “porque los mexicanos ya están cansados”.
De Ricardo Anaya analizó que es un candidato joven, pero con innumerables problemas internos y externos de construcción de candidatura, “pero está más construido que Meade”, por lo que consideró que el reto de su candidatura será saber conducir este sentimiento de enojo social.
Por eso, dijo, las encuestas mantienen en primer lugar a López Obrador, en segundo a Anaya y en un distante tercer lugar a Meade. A los independientes no les ve alguna posibilidad, “si no se equivocan los otros”.
Antonio Solá expuso que conceptualmente los mexicanos no están instalados en un tema de peligro o no peligro.
“Eso fue en 2006 y tenía que ver con una emoción primaria”, que en su óptica no existe en la elección de 2018. En todo caso, visualizó que el miedo del ciudadano es a perder su empleo, a no tener salud y educación, “pero eso que antes era miedo se convirtió en ira. Hoy hay encabronamiento, y lo digo de manera muy respetuosa porque soy un técnico del mundo electoral”.
Estratega electoral de Felipe Calderón en la campaña del 2006, Solá aclaró otra vez que él no fue el artífice de una estrategia oscura, e insistió en que el sentimiento del miedo era real, y esto simplemente se identificó y se canalizó para establecer empatía entre el candidato con los votantes.
 
En términos de definición e impacto de los mensajes de candidatos hacia el electorado, el especialista contrastó que las redes sociales no prescriben el voto en ninguna elección, como no lo hicieron en la de Trump ni en la de Obama; lo que hacen, dijo, es cultivar el nivel de conocimiento respecto de los contendientes y establecen líneas para la conversación de los ciudadanos que se incorporan a la elección,.
“Horizontalizan (las redes sociales) la comunicación de una contienda comicial, pero tienen mucho de mentira, de campañas no verdaderas como se ha puesto de moda, pero no influyen decisoriamente en el voto”, aclaró. 
En contraparte, planteó que el sufragio está construido a través de las candidaturas, de los medios tradicionales, que tienen mucho más valor y mucha más fuerza, todavía, en las elecciones, y que revalorizan su propósito social, tras el bombardeo de Fake News en el mundo social digital.

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad