El Grito de Independencia en la nueva normalidad

MÉXICO.- Este 2020 la fiesta patria fue distinta. Antes de llegar al Salón de Recepciones del Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller guardaron un minuto de silencio, momentos antes de recibir la bandera de manos de la escolta de cadetes del Heroico Colegio Militar.

Exactamente a las once de la noche, el presidente salió al balcón central, lustroso, con los pendones de terciopelo verde, blanco y rojo y el brillante pasamanos pulido para la ocasión.

Por primera vez en la historia del país, un 15 de septiembre hubo un Zócalo vacío ante el cual, el jefe del Ejecutivo lanzó las 20 arengas en memoria y homenaje de los héroes que forjaron el México independiente, en el 210 aniversario de la gesta convocada por el cura Miguel Hidalgo y Costilla.

También hubo vivas para el heroico pueblo de México.

“Mexicanas, mexicanos:

¡Viva la Independencia!

¡Viva Miguel Hidalgo y Costilla!

¡Viva José María Morelos y Pavón!

¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!

¡Viva Ignacio Allende!

¡Viva Leona Vicario!

¡Viva el heroico pueblo de México!

¡Vivan las comunidades indígenas!

¡Viva la grandeza cultural de México!

¡Viva la libertad!

¡Viva la justicia!

¡Viva la democracia!

¡Viva la igualdad!

¡Viva nuestra soberanía!

¡Viva la fraternidad universal!

¡Viva el amor al prójimo!

¡Viva la esperanza en el porvenir!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!”.

Los vivas tuvieron eco en voz del coro de la Sedena al pie del balcón central.

Por la pandemia de COVID-19, las medidas sanitarias obligadas para combatir los contagios impusieron este escenario en el que los miles de mexicanos que todos los años acuden a la plaza central del país debieron unir corazones desde casa.

El presidente tañó la campana de Dolores, la misma que estuvo en la escena inicial de la Independencia y que corona el Palacio Nacional, ondeó la bandera mientras en el Zócalo se encendió la antorcha que simboliza la llama de la esperanza para el país.

En el Salón de Recepciones, la bandera volvió a los cadetes del Heroico Colegio Militar para su resguardo.

En el balcón central el presidente y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, presenciaron los juegos pirotécnicos que iluminaron el cielo de este centro histórico con luces de colores múltiples, estallando en las alturas.

Mismo espectáculo que la ciudadanía vio a la distancia impuesta por una pandemia que ha afectado al mundo por meses.

Como únicos invitados, los secretarios de Estado, el gabinete legal, y sus acompañantes, estuvieron en el segundo Grito de Independencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, registrado en condiciones nunca antes vistas, en un 15 de septiembre en la explanada central de este país.

Con información de Noticieros Televisa / Foto: Gobierno de México

Noticias relacionadas

Juez frena veto de Trump contra TikTok

lunes 28 de septiembre de 2020

Accesibilidad