En anuencia a Tren Maya habrá Danza del Pochó

TABASCO.- Como corolario del ritual de los pueblos originarios a la Madre Tierra para la anuencia del Tren Maya en Tenosique, se escenificará la Danza del Pochó, de origen precolombino y parte central del Carnaval de Tenosique, denominado “el más raro del mundo.

 

Una vez concluido el ritual que organizan cinco etnias de Tabasco, de la cultura yokot’an o maya chontal, a efectuarse el 16 de diciembre en el parque central de Tenosique, municipio tabasqueño colindante con Guatemala, se incluyó en el programa la presentación de la Danza del Pochó.

Se trata de una escenificación conformada por tres personajes: el cojó (hombres ataviados con ropaje de hojarasca y máscaras), las pochoveras (mujeres con faldas multicolores) y los tigres, todos agitándose al compás de una flauta y un tambor.

Es tal la tradición de la Danza que al centro del Parque Central se pintó en el concreto una máscara de Pochó, que durante el Carnaval (que inicia a finales de enero) es punto de reunión de la población para presenciarla.

De acuerdo con testimonios recabados por la investigadora Leticia Rivera Virgilio, la danza se remite a la mitología maya y a la creación del hombre, así como al hombre histórico al representar las vicisitudes acaecidas en los enfrentamientos de los mayas del sur y las hordas del norte del país.

El drama de la danza, de acuerdo con la investigadora, se relaciona con la reconquista del territorio por parte de los putunes itzáes de Tabasco, en alianza con príncipes de Cozumel, quienes habían sido expulsados de la región de Zuyúa, hoy región del Usumacinta.

Las pochoveras son las que abren la danza y al cambiar de música entran los cojóes que hacen sonar su «shiquish, un palo de madera extraído del árbol de huarama, seguidos de los tigres.

Las pochoveras quieren dominar al cojó y éste haga lo que ellas quieren, influidas por un dios maligno conocido como Pochó; los tigres o “balam, primero aliados de las pochoveras, se unen al final con los cojóes y derrotan la influencia del mal.

Además del ritual de los pueblos originarios y la Danza del Pochó, en Tenosique se realizan recorridos fluviales por el Cañón del Usumacinta, donde río arriba puede observarse fauna como monos saraguatos o garzas pardas, además de cavernas y balnearios.

El río Usumacinta es el más caudaloso de México, pues transita un volumen de mil 500 metros cúbicos por segundo y puede alcanzar más en época de crecientes, al desembocar en el Golfo de México.

Asimismo, se localizan sitios arqueológicos mayas en Pomoná, San Claudio o Santa Elena.
Para embarcarse a conocer el Cañón del Usumacinta se llegar a un lugar llamado Boca del Cerro, cercano a un puente metálico vial y ferroviario, que se ha convertido en distintivo del municipio.

Tenosique se localiza al sureste de Tabasco, distante a 214 kilómetros de Villahermosa y colinda con el estado de Chiapas, así como con Guatemala en la Frontera Sur.

 

 

 

Con información de Notimex / Foto: El Fotógrafo Lector / Francisco Cubas

Noticias relacionadas

Accesibilidad