En suspenso reducción IVA en frontera

Ciudad de México. – La primera propuesta fiscal de Andrés Manuel López Obrador de bajar el impuesto al valor agregado es avalada por empresarios de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, pero su puesta en marcha no se dará el primer minuto de 2019 por un problema en los sistemas de facturación del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y por carecer del impacto a las finanzas públicas.

“Yo en este momento no le movería nada hasta conocer el impacto a las finanzas públicas“, asegura Patricia Terrazas Baca, presidenta de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados.

Se carece de la capacidad para que la propuesta del presidente electo de bajar la tasa impositiva entre en vigor el 1 de enero, porque no se puede ajustar el sistema tecnológico para emitir HTML del cobro de IVA, dice la legisladora del PAN.

El primer día de campaña de Andrés Manuel López Obrador en Ciudad Juárez, Chihuahua, se comprometió a bajar el impuesto al valor agregado de 16 a ocho por ciento en las zonas fronterizas.

Esa era la tasa de impuesto que fue cobrada durante el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, quien a través de su secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso, cabildeó para que el Pacto por México aprobara la homologación con el resto del país.

Ante empresarios regiomontanos a principios de septiembre, el fundador de Morena planteó bajar en su primer año de gobierno el impuesto al valor agregado (IVA) y el impuesto sobre la renta (ISR) en una zona de 30 kilómetros de la frontera de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, Sonora y Baja California.

La miscelánea fiscal de 2019 no contempla aumento de impuestos ni tampoco nuevos gravámenes y se buscará “tener precios justos en insumos, es decir no habrá gasolinazos. No habrá una reforma fiscal para recaudar más aumentando los impuestos”, agregó López Obrador.

Desde que Enrique Peña Nieto impuso en 2014 un aumento en el IVA se incrementó la fuga de consumidores para Estados Unidos, un mercado que cobra la mitad del gravamen, cuenta Gilberto Leyva Camacho, presidente del Comité de Turismo y Convenciones (Cotuco).

La fuga de consumidores y del gasto es 10 veces más que hace cuatro años, calcula el empresario de origen sinaloense, quien narra que Tijuana era un emporio comercial y no había pobreza en la periferia por riqueza generada con la zona franca establecida antes del gobierno de Luis Echeverría Álvarez. Conforme pasaron los años todo cambió.

“Cuando era el presidente de la Cámara de Comercio en Tijuana fui muy insistente con eliminar la homologación del IVA en la frontera, porque provocó que muchas tiendas tradicionales en esta ciudad como La Marquesita, que tenían más de 60 años, se les vino encima la competencia y desaparecieron”, expresa.

Se le planteó a Andrés Manuel López Obrador, cuando era candidato presidencial por Morena, ajustar la tasa impositiva en la frontera para ser competitivos frente al comercio estadounidense, quien se vio beneficiado con la reducción del impuesto sobre la renta mandatada por Donald Trump, presidente de Estados Unidos, comenta Leyva Camacho.

“Le estamos pidiendo al presidente electo firmar un convenio con China”, señala el empresario.

Con información de El Sol de México

Noticias relacionadas

Accesibilidad