Cerrar (X)



Foto: Internet

Estados usan sólo 15% de fondo anticrimen


Ciudad de México.- Pese a que delitos como el homicidio doloso, robo de autos y extorsiones han repuntado en este año, los gobiernos estatales han gastado apenas 15.6 por ciento de los fondos federales para seguridad.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), encargado de entregar esos recursos, midió la eficacia en el ejercicio de ese presupuesto.

Señaló que el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) tiene nueve programas de prioridad nacional, y el que proporcionalmente cuenta con mayor gasto es el de la prevención de delitos de alto impacto (homicidio, secuestro y extorsión).

Al corte de mayo, precisó, para este programa los estados solo habían ejercido 16.9 por ciento de los recursos, que contemplan dinero para la policía cibernética y las unidades antisecuestro.

En promedio, la eficacia del gasto asciende a 7 por ciento, pero están por debajo de esa cifra las erogaciones destinadas a la infraestructura y equipamiento, al sistema de justicia penal, las ciencias forenses, la búsqueda de personas y al sistema penitenciario, el cual de hecho tiene el menor avance respecto del gasto programado con apenas 0.6 por ciento.

La eficacia en el gasto para la certificación policial llegó a 7.4 por ciento; el de la prevención social de la violencia, 8.2 por ciento; el sistema nacional de información, 8.4 por ciento, y para el servicio de emergencias 911, 11 por ciento.

La bolsa

De un total de 9 mil millones de pesos disponibles para 2017, sumando 7 mil millones a cargo de la Federación y 2 mil millones aportados en suma por cada gobierno estatal, hasta mayo 50 por ciento estaba pendiente de ministrar —cifra acorde con el avance anual—, sin embargo, lo que sí fluye lento es el gasto en materia de seguridad, porque solo se habían pagado o comprometido mil 407.5 millones de pesos y se encontraban pendientes de aplicar 3 mil 107.78 millones de pesos

De acuerdo con el Mecanismo de Evaluación y Transparencia del FASP, elaborado por el SNSP, los rubros en los cuales se ha gastado la mayoría de los recursos son el de infraestructura, con 224.2 millones de pesos; certificación policial, con 114.5 millones; las llamadas de emergencia al 911, 77.2 millones; prevención del delito, 74.2, y el sistema nacional de información, 64.2 millones.

Proporcionalmente, el programa de prevención de delitos de alto impacto, que incluye gastos para la policía cibernética y las unidades antisecuestro en los estados, es el de mayor gasto.

Le sigue el programa para instrumentar a escala nacional la línea de emergencia 911, después el sistema nacional de información, que recopila los datos de seguridad; la prevención social de la violencia, que incluye el subprograma de acceso de justicia a las mujeres, y el de desarrollo y profesionalización policial, que contempla la realización de los controles de confianza.

Entre los programas con el gasto menos eficaz por parte de los gobiernos estatales está el de la infraestructura y el equipamiento de las fuerzas de seguridad local, que incluye pagos para adquirir red de radiocomunicación y videovigilancia, y el sistema de justicia penal, con el cual pretende fondearse el establecimiento de las unidades de medidas cautelares, el modelo de policía de seguridad procesal, las asesorías jurídicas de víctimas y los órganos especializados en medidas alternativas de solución de conflictos.

Prácticamente están sin avance los programas de ciencias forenses, la búsqueda de personas y los de acreditación de establecimientos penitenciarios y justicia penal para adolescentes.

Las entidades que reportan mayor porcentaje de presupuesto pagado, ejercido y devengado del FASP son Sinaloa, Sonora, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Chiapas y Nayarit; sin embargo, ninguna de ellas rebasa 25 por ciento.

Sinaloa, Guerrero y Estado de México han presentado en lo que va del año un aumento en delitos como homicidio doloso.

TENDENCIA AL ALZA

Según las cifras del SNSP, a escala nacional los homicidios dolosos crecieron 13.3 por ciento entre enero y mayo de 2017, al pasar de mil 928 a 2 mil 186 casos.

En total, durante los primeros cinco meses del año sumaron 9 mil 916 crímenes de esta índole, la cifra más alta para este periodo en 20 años.

Las denuncias por extorsión pasaron de 416 a 522 entre abril y mayo, es decir, 25.4 por ciento más; en cuanto a violaciones, 20.8 por ciento.

En mayo, el robo con violencia a transeúntes registró un incremento de 20.4 por ciento, al pasar de 4 mil 750 a 5 mil 722 casos.

De acuerdo con el SNSP, en lo que va del año se han presentado  25 mil 614 denuncias de este delito, lo que significa que, en promedio, cada mes de 2017 han sido agredidos y despojados de sus pertenencias en la vía pública 5 mil 122 personas.

El miércoles pasado, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguro dio a conocer que entre enero y junio de este año hubo 42 mil 755 automóviles robados, lo que representa la cifra más alta en 28 años para un primer semestre.

Milenio

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad