Foto: FB / Juan Orlando Hernández

Expresidente de Honduras es condenado a 45 años de prisión

MUNDO.- El expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue condenado en un tribunal de Nueva York a 45 años de prisión y cinco más de libertad vigilada por un tribunal por varios delitos relacionados con el narcotráfico y el uso de armas, con lo que se libra de la cadena perpetua que solicitaba la Fiscalía.

Hernández, quien ejerció el poder durante ocho años (2014-2022), los últimos cuatro de manera irregular porque la Constitución de Honduras no permite la reelección bajo ninguna modalidad, fue extraditado a Estados Unidos en abril de 2022, acusado por ese país de tres delitos asociados al narcotráfico, por los que en marzo pasado fue declarado «culpable» en Nueva York.

El juez Kevin Castel le impuso además una multa de 8 millones de dólares, y emplazó a su abogado a que aclare en dos semanas cómo los pagará.

Entre los hondureños que se encontraban en la entrada, una veintena con banderas de su país, no hubo celebraciones aparentes, tal vez porque esperaban una condena mayor.

Además, el juez señaló que decidirá en 120 días cuál será el penal donde deberá cumplir la sentencia Hernández, de 55 años y que actualmente está en la cárcel de Brooklyn). 

Castel le dijo, antes de pronunciar la sentencia, que él era «un hombre de dos caras»: con una proclamaba su compromiso contra el narcotráfico, y con la otra facilitaba la exportación de toneladas de cocaína hacia Estados Unidos, unas drogas que sumaban un valor de 10 millones de dólares, agregó.

Además, proclamó que esta sentencia -si la cumple íntegramente saldrá de la cárcel con 100 años- enviaba un mensaje «a los educados y bien vestidos para que no crean que van a librarse de las acusaciones». 

El exmandatario, quien llegó a la sala vestido con una camisa de color beige y sujetándose con un bastón, luciendo muy avejantado, defendió hasta el último minuto su inocencia.

Al comenzar su discurso -que dedicó a Estados Unidos y Honduras- JOH aceptó su destino y reconoció que “lo más seguro es que estaré preso de por vida”, aunque se reafirmó en su inocencia y repitió que se le ha juzgado “de manera injusta e indebida”. Sin embargo, al escuchar la sentencia no mostró reacción alguna, quizá porque se parecía más a la que pedía su defensa (40 años), que a la que pedía la fiscalía (cadena perpetua).

En enero de 2022, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a Hernández, quien recién había finalizado su mandato, de conspiración para importar cocaína a este país, cargo que conlleva una sentencia mínima obligatoria de 10 años y una sentencia máxima de cadena perpetua, además de otros delitos relacionados con el porte y uso de armas, castigados con entre 30 años y la perpetuidad.

Hernández fue arrestado en su hogar en Honduras en febrero de 2022, esposado de pies y manos, y en abril extraditado a Estados Unidos, gracias a un acuerdo de extradición concluido durante su Gobierno. Solo habían pasado tres meses desde que concluyó su segundo mandato.

Convirtió a Honduras en un narco-Estado, según Estados Unidos.

Washington asegura que Hernández, de 55 años, usó su poder como presidente para convertir a Honduras en un narco-Estado que facilitó la importación de cientos de miles de kilogramos de cocaína a Estados Unidos.

Los testigos estrella de la fiscalía, que cumplen sentencia en prisiones de este país, aseguraron que el exmandatario aceptó dinero de los carteles de las drogas para llegar al poder, incluso un millón de dólares del Cártel de Sinaloa, dirigido entonces por Joaquín «El Chapo» Guzmán.

También dijeron que usó recursos del Estado para proteger los cargamentos de cocaína que pasaban por Honduras desde Suramérica, con destino a México y de allí a Estados Unidos.

Con información de El Universal

Noticias relacionadas

Lluvia colapsa el Valle de México

viernes 19 de julio de 2024

Accesibilidad