Cerrar (X)


Foto: Cuartoscuro/Archivo

Genera críticas espaldarazo de IP a Ejército en caso Iguala

México, DF.- Con la aseveración de que no permitirá que padres de los normalistas desaparecidos “se metan a los cuarteles”, la Iniciativa Privada busca no sólo ayudar al Gobierno federal, sino pone en evidencia su insensibilidad y su creencia de que son dueños del Ejército.

De acuerdo con el portal SDPnoticias.com, así lo consideraron Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPC), y Miguel Santiago Reyes, director del Observatorio del Salario Justo de la Universidad Iberoamericana de Puebla.

Lo anterior, tras la advertencia del dirigente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), Enrique Solana Sentíes, de que no permitirán la entrada a los cuarteles a los padres de los normalistas de quienes se desconoce su paradero desde el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, y quienes han señalado que el Ejército participó en la desaparición.

Con esas declaraciones la IP “poco lo ayuda a salir del problema“, expresó Cuauhtémoc Rivera, al considerar que una manera democrática de solucionar el caso Iguala es involucrar a los padres para verificar todas las versiones, pues éstos se han sentido engañados y los han traído “de allá para acá y echándoles baldes de agua fría”.

Consultado por La Jornada, dijo que los dichos de Solana Sentíes “son desafortunados” pues “avivan el fuego de un problema que está lejos de resolverse”.

Y es que dijo que esa declaración más que opinión parece una amenaza de que los dirigentes empresariales estarán en la puerta de los cuarteles para impedir el paso de los padres de familia.

“Con eso sólo se radicaliza más el problema, que prevalecerá hasta que se verifiquen todas las versiones que ha habido sobre la desaparición de los ­estudiantes”, apuntó.

En entrevista con Susana Martínez y Juan Carlos Miranda, por su parte el investigador Miguel Santiago Reyes consideró que el cierre de filas de la cúpula empresarial en torno al Ejército mexicano por el caso Iguala se trata de una medida desesperada de los grandes empresarios para sostener a un Gobierno que ellos mismos impusieron y cuyas promesas, expresadas en las reformas estructurales aprobadas en los últimos años, todavía están en proceso de ser cumplidas.

Los empresarios, que sólo reflejan insensibilidad, se comportan “como si fueran dueños del Ejército”, lamentó Enrique Solana.

Fuente: SDPnoticias

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

SCT avanza en meta sexenal de 52 nuevas autopistas

viernes 17 de noviembre de 2017

Accesibilidad