Heredero de Arabia Saudí es responsable de asesinato de Khashoggi, concluye inteligencia de EEUU

MUNDO.- La Casa Blanca ha hecho público el informe de la inteligencia estadounidense sobre el asesinato en 2018 de Jamal Khashoggi, periodista crítico con el régimen de Riad, en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, y este concluye, tal como ya se había adelantado, que el heredero al trono y líder de facto saudí, Mohamed bin Salmán, es responsable del crimen.

El Departamento de Estado ha informado a los congresistas, según Reuters, que este mismo viernes por la tarde anunciará acciones en respuesta por la ejecución de quien fue columnista de The Washington Post y residente en el Estado de Virginia. 

Mohamed Bin Salmán consideraba al periodista una amenaza para Riad, según el documento difundido este viernes.

El informe de dos páginas confirma las conclusiones a las que llegó la CIA en las pesquisas que llevó a cabo en las semanas posteriores al asesinato del 2 de octubre: que la operación en la que un escuadrón de la muerte viajó a Estambul, engañó a Khashoggi para que acudiera a realizar un trámite al consulado saudí y, en el interior del mismo, descuartizó brutalmente al periodista con utensilios forenses fue aprobada por el heredero al trono de Arabia Saudí.

Las conclusiones, dice el informe, se basan en el control absoluto que Bin Salmán ejerce sobre todas las decisiones del reino y “su apoyto del uso de medidas violentas para silenciar a disidentes”.

La Administración de Joe Biden ya había anunciado que cumpliría con la exigencia legal y haría público el informe desclasificado de sus agencias de inteligencia, a lo que el expresidente Donald Trump se resistió. La publicación abre simbólicamente una anunciada nueva etapa en las relaciones entre Washington y Riad, y supone una clara ruptura con la tibieza exhibida por la Administración Trump ante el brutal asesinato de un periodista residente en Estados Unidos.

El presidente Biden mantuvo el jueves una conversación telefónica con el rey Salmán bin Abdulaziz, de 85 años, y no con Bin Salmán. El cambio de interlocutor lanzaba un mensaje de cambio: mientras la Administración de Trump trataba con el príncipe heredero, Biden ha optado por considerar que el rey sigue siendo el líder del país y que el canal de comunicación oficial de su hijo, en calidad de ministro de Defensa, deberá ser con el jefe del Pentágono. En la nota que publicó la Casa Blanca sobre la llamada entre Biden y el rey Salmán no se menciona el nombre de Khashoggi, pero se indica que el presidente “ha afirmado la importancia que da Estados Unidos a los derechos humanos universales y al imperio de la ley”.

La Casa Blanca ha explicado que la nueva Administración se dispone a “recalibrar” su relación con el aliado árabe, al que en el pasado se le han tolerado comportamientos poco respetuosos con los derechos humanos. Biden ha expresado públicamente su compromiso con Arabia Saudí y sus necesidades defensivas en la región, pero a principios de este mes ya anunció que Estados Unidos dejará de apoyar la ofensiva militar saudí en la guerra yemení, conflicto que calificó de “catástrofe humanitaria y estratégica”.

Biden se mostró duro con Riad durante la campaña electoral, lanzó críticas a la familia real y dijo que haría que los saudíes sean tratados “como los parias que son”. Ahora, ya en la Casa Blanca desde el 20 de enero, tiene sobre la mesa sus propias promesas electorales, acerca de la limitación de la venta de armas al país y la exigencia de cuentas sobre el asesinato del periodista.

Con información de El País y Reuters / Foto: REUTERS/Sarah Silbiger

Noticias relacionadas

CDMX: se triplican llamadas por depresión

sábado 17 de abril de 2021

Accesibilidad