Hospeda Templo Mayor a la ‘Reina Roja’

La ‘Reina Roja’, conocida como la Serpiente Emplumada, estará expuesta en el Templo Mayor hasta el 9 de septiembre.

México.- Una de las piezas más importantes de la arqueología maya, la “Reina Roja”, será exhibida en Templo Mayor hasta el 9 de septiembre con la exposición “La Reina Roja, el viaje a Xilbabá”.

La Serpiente Emplumada, considerada uno de los hallazgos más importantes de la arqueología maya, ofrece un recorrido por la cultura y la tradición mayas.

La reina Tz’ak-b’u Ajaw fue encontrada en un sarcófago con una serie de inscripciones jeroglíficas y retratos históricos, que data de hace mil trescientos años.

El sepulcro revela la alta jerarquía que tenía la ‘Reina Roja’, en la civilización maya.

El entierro fue descubierto en Palenque, Chiapas, en 1994 por Arnoldo González.

En el interior se encontró una osamenta de una mujer de 50 a 60 años, cubierta con máscara, diadema y otros accesorios de jade y metales preciosos.

Desde su hallazgo, se convirtió en el enigma a descifrar para los antropólogos de la Escuela Nacional de Antropología.

El cuerpo, luego de ser enterrado fue rociado con un mineral en polvo de color rojo, de donde tomó su apodo.

Descifrar los enigmas de la tumba descubierta en el Templo XVII de Palenque tomó poco más de 20 años.

El restaurador Juan Alfonso Cruz consiguió armar la máscara de malaquita.

Después, el especialista Constantino Armendáriz reconstruyó el pectoral, la diadema y el tocado del ajuar.

Los trabajos de antropólogos mexicanos permitieron conocer que la “Reina Roja” fue enterrada con siete piezas: máscara, diadema, collar, pectoral, tocado, concha y figurilla, que se han colocado sobre un maniquí de fibra de vidrio.

Con esta técnica se sabe que la Serpiente Emplumada medía 1.54 cm de altura.

Las inscripciones en el sarcófago, luego de 24 años de ser encontrado, pudieron ser descifradas.

Ahora se sabe que Tz’ak-b’u Ajaw era consorte del Rey Pakal, el gobernador más importante del periodo clásico de la cultura maya.

Ella era la encargada de preservar el linaje Pakal y fue madre de Kan B’alam y K’inich K’an Joy Chitam, gobernantes sucesores.

Una leyenda, cuenta que el Rey Pakal era una deidad que esperaba reencarnar en la serpiente emplumada, en el frente de su lápida, hallada en el Templo de las inscripciones,  está escenificada la serpiente con plumas,  cuya traducción al maya es Kukulcán; de ahí que la ‘Reina Roja’ sea relacionada con la serpiente emplumada.

La disposición de la tumba habla de su importancia, pues fue simbolizado de manera muy similar al del Rey Pakal, con una antecámara en el templo de los guerreros. Al lado de su tumba se encontraron los restos de dos súbditos, sacrificados para acompañarla en su viaje al Xilbalbá, el inframundo maya.

En total, las ofrendas en el cuerpo de la aristócrata suman 1140 piezas de jadeíta, piedra caliza y conchas.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia y las autoridades de Palenque concedieron en calidad de préstamo la osamenta, luego de que fuera exhibida en Los Ángeles y Nueva York.

Redacción

Noticias relacionadas

Inicia General Motors huelga nacional en EU

lunes 16 de septiembre de 2019

Accesibilidad