Iraquí y congoleño ganadores del Premio Nobel de la Paz

Oslo. – Este lunes recibirán Nadia Murad y Denis Mukwege el Premio Nobel de la Paz gracias a sus trabajos humanitarios en la lucha contra la violencia sexual.

La iraquí de la minoría yazidí Nadia Murad y el ginecólogo congoleño Denis Mukwege recibirán este lunes el Premio Nobel de la Paz en pleno reclamo a la comunidad internacional para que combata la violencia contra las mujeres en las guerras.

El médico, de 63 años, y la activista Murad, de 25 años, recibirán el galardón que el Comité Nobel les concedió por combatir esos crímenes de guerra y visibilizar la forma en que la violencia sexual se usa como arma contra las mujeres en guerras y zonas de conflicto.

Ambos vieron reconocidos «sus esfuerzos para poner fin a la violencia sexual como arma de guerra y conflictos armados», anunció el Comité Nobel en Oslo. «Cada uno a su manera contribuye a visibilizar el problema para que los responsables puedan ser juzgados» dijo el comité.

El ginecólogo congoleño dirige en Congo un hospital en el que ayuda a las mujeres gravemente heridas por violaciones que incluyen muchas veces penetraciones con armas, bayonetas o botellas rotas. El Nobel es muy importante porque ahora el mundo entero sabe a qué violencia están expuestas las mujeres.

Mukwege pasó gran parte de su vida adulta ayudando a las víctimas de la violencia sexual cometida por guerrilleros del Congo, tratando a miles de pacientes, defendiendo su causa y trabajando por su reinserción. En su hospital en Kivu del Sur atendió a miles de mujeres violadas, les brindó apoyo psicológico, así como asistencia jurídica y financiera, y hace constantes llamamientos a llevar ante la Justicia a los responsables

Por su parte la iraquí Nadia Murad es una de las 3.000 mujeres de la minoría yazidí que fueron sometidas a abusos sistemáticos y utilizadas como arma de guerra por la milicia terrorista Estado Islámico (ISIS) y pasó meses retenida como esclava sexual.

«Se negó a aceptar los códigos sociales que obligan a las mujeres a permanecer calladas y avergonzadas por los abusos de los que han sido víctimas. Ha demostrado un coraje inmenso para mostrar su sufrimiento y alzar su voz en nombre de las víctimas», señaló el Comité

Nadia fue vendida en dos ocasiones pero consiguió escapar de sus captores y ahora vive en Alemania. Actualmente trabaja por las víctimas de las torturas y abusos de la milicia terrorista como embajadora de buena voluntad de la ONU para la Dignidad de los Supervivientes de la Trata de Personas desde 2016.

El galardón, entregado anualmente desde 1901, fue recibido entre otros por el Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), así como por un argentino, Adolfo Pérez Esquivel.

Con información de Perfil.

Noticias relacionadas

Se llevan la victoria los Spurs en tiempo extra

domingo 15 de diciembre de 2019

Se despide el Chaco Giménez entre lágrimas

domingo 15 de diciembre de 2019

Accesibilidad