Foto: El Universal

Jóvenes promesas del arte demandan propuestas y compromiso con la cultura

Ciudad de México.- El Universal te invita a conocer a cuatro jóvenes promesas de las artes, quienes reconocen la falta de propuestas en el ámbito cultural y el desinterés de las autoridades por promover políticas públicas en pro de este sector.

“Más que depender de un gobierno, debemos recurrir a la lectura y a la música”

Villahermosa.— Sus primeros conciertos de jazz los ofreció gratis en las calles de esta ciudad, sólo pasando la charola para quienes quisieran cooperar; hoy, con 29 años, Samuel Piña es el único maestro de bajo y contrabajo de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, estudia una maestría y no es ajeno a la política. Aunque, dice, aún no decide a quién darle su voto, hace un llamado a la ciudadanía para ejercer este derecho.

Samuel fue Premio Estatal de la Juventud en 2016, realizó estudios en la academia de música Fermatta de la Ciudad de México y tiene certificaciones de la Royal School of Music y Rockschool de Londres.

En entrevista, habla de la necesidad de que los artistas se acerquen a los candidatos presidenciales para plantear sus necesidades, ya que a lo largo de la campaña no ha escuchado una sola propuesta para quienes se dedican a la creación de contenidos musicales:

“No he escuchado una sola propuesta de los candidatos para apoyar las artes, y creo que es importante porque un pueblo culto no es tan fácil de engañar. Más que depender de un gobernante, nosotros debemos acercarnos a leer, a escuchar música, asistir a obras de teatro”. Y remata: “Todavía no sé por quién voy a votar, ni para presidente y eso que soy tabasqueño”.

“Hay gente sin preparación en muchos cargos culturales y se impone el amiguismo”

Tuxtla Gutiérrez.— El arte como factor de humanización y de transformación social, impulsado por el compromiso crítico y solidario, constituye el eje de Angélica Dinora Palma González, una pintora de 32 años y promotora independiente de talleres y exposiciones para jóvenes que no reciben ayuda institucional.

Desde hace tres años, se encarga del taller “El Rastro” y la sala de exposición Tres 50 Espacio Cultural, a esos sitios acuden los nuevos artistas para realizar sus primeras obras en temas de justicia social, equidad de género, medio ambiente, pobreza y desarrollo integral.

En el contexto del actual proceso electoral, Palma González expresa temores: “Cada vez que hay elecciones nos deprimimos debido a las pocas opciones políticas”. Afirma que como ciudadana no tiene optimismo hacia ningún candidato o partido, aunque como creadora le gustaría que se impulsara un auténtico programa nacional de becas y estímulos para la comunidad artística.

Lamenta que no existan políticas públicas efectivas. Como artista chiapaneca observa que muchas personas en cargos culturales no poseen la preparación, trayectoria ni saben de arte, además de que se impone el amiguismo: “Los pocos funcionarios que buscan apoyar las artes los marginan”, puntualiza.

“Me gustaría que la política fuera como la dramaturgia, para ser un equipo”

Ana Lucía Ramírez Garcés es una joven de 31 años y una promesa en la dramaturgia. Desde España, donde realiza una estancia de un año, asegura que a los candidatos hay que exigirles honestidad y eficiencia.

 Con la obra Fractales, escrita por Alejandro Ricaño, ganó el Premio Nacional de Dramaturgia Víctor Hugo Rascón Banda, en 2011, y actualmente es becaria del Programa de Creadores Escénicos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Desde su trinchera afirma que algún día le gustaría que la política en México se asemejara un poco a su profesión, donde al final y a pesar de todo y de todos, se consigue ser un equipo accionando en pro de un resultado común. “Votar por el menos peor no es la opción. Es claro que se necesita a alguien que tenga la capacidad de plantear un proyecto de nación”, señala.

Asegura que la estrategia del candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, es muy ambigua. Respecto a Ricardo Anaya Cortés, de la coalición Por México al Frente, considera que hizo lo impensable: aliarse con el enemigo (PRD). Mientras que el PRI, agrega, usa las instituciones para destituir a Anaya. “Su candidato no ha tenido ni la inteligencia ni el carisma para despuntar”, puntualiza.

Aún no pueden votar, pero demandan a candidatos que apoyen sus ideas

Chilpancingo.— Laura Diana y Celia Alizet García Santiago pasan sus días entre la escuela en Ometepec, Guerrero; grabando su segundo disco en la Ciudad de México y organizando su primera gira internacional, con la que podrían llegar hasta España, Inglaterra y Colombia.

Laura y Alizet tienen 17 y 16 años, son dos jóvenes que se han propuesto cumplir su sueño y convertirse en cantantes profesionales. Ya tienen un disco, y graban un segundo donde incluirán piezas cantadas en español y en ñomndaa (amuzgo), la lengua de su pueblo.

 Pese a que aún no pueden votar consideran que ninguno de los candidatos puede hacer de México una potencia, pues cada quien tiene una idea flamante para un beneficio e interés mezquino. “Los candidatos sólo son un protocolo de elección popular, no representan cambios reales”, afirman.

Además, señalan que a los gobernantes les pedirían “la oportunidad de demostrar que podemos mejorar esta generación. También, que la educación mejore, que nuestros maestros tomen en cuenta nuestros talentos, no solamente quieran llenarnos de números, somos seres pensantes, no máquinas y un plan de estudios digno de jóvenes que hagan de este país un lugar mejor. Que apoyen nuestras ideas y talento”.

 

Con información de: El Universal

Comenta

Noticias relacionadas

Metro

Nuevo episodio de violencia en la UNAM

martes 11 de diciembre de 2018

Accesibilidad