Junta militar corta Internet en Myanmar

MUNDO.- Los opositores al gobierno militar en Myanmar marcharon y depositaron ramos de flores el viernes mientras intentaban encontrar formas alternativas de organizar su campaña de disidencia después de que las autoridades cortaron el Internet a la la mayoría de los usuarios.

Las protestas han tenido lugar casi a diario desde que los militares derrocaron al gobierno electo de Aung San Suu Kyi el 1 de febrero.

Cientos de civiles han muerto en una represión de las fuerzas de seguridad que ha generado condena internacional.

El viernes, las fuerzas de seguridad abrieron fuego en una manifestación cerca de Mandalay, la segunda ciudad más poblada de Myanmar, e hirieron a cuatro personas, dos de ellas de gravedad, según tres medios de comunicación nacionales.

En la ciudad de Tamu, en la frontera con India, un policía que apoyaba el movimiento democrático murió en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, informó Monywa Gazette.

Las autoridades, que ya habían eliminado los datos móviles en un intento por sofocar a la oposición a la junta gobernante, ordenaron a los proveedores de Internet desde el viernes que cortaran la banda ancha inalámbrica, privando a la mayoría de los clientes del acceso.

En respuesta, los grupos a favor de la democracia compartieron frecuencias de radio, aplicaciones fuera de línea que funcionan sin una conexión de datos y consejos para usar los mensajes SMS como una alternativa a los servicios de datos para comunicarse.

«En los días siguientes, habrá protestas callejeras. Haga todos los movimientos guerrilleros que pueda. Únase», dijo en Facebook Khin Sadar, líder de la protesta, en anticipación al apagón de Internet, refiriéndose a protestas rápidas en lugares inesperados.

«Escuchemos la radio de nuevo. Hagamos llamadas telefónicas también entre nosotros».

El Ejército no anunció ni explicó su orden a los proveedores de cortar la banda ancha inalámbrica. Internet solo estaba disponible en líneas fijas, algo poco común en Myanmar, donde la mayoría de los hogares y empresas se conectan a través de redes inalámbricas.

Un portavoz de la junta no respondió a las llamadas telefónicas en busca de comentarios. 

JUNTA MILITAR DE MYANMAR IMPUTA QUINTO CARGO A SUU KYI

La junta militar de Myanmar ha imputado con un quinto cargo, esta vez por violar la ley de secretos nacionales, a Aung Sang Suu Kyi, la ‘líder de facto’ del depuesto Gobierno, según ha trasladado su abogado a medios locales.            

Este sería además el cargo de mayor gravedad hasta la fecha, ya que podría llegar a suponer una pena de prisión de hasta 14 años. Sumando todas las acusaciones, la exconsejera de Estado se enfrenta a una pena de hasta 23 años.            

Dos meses después del golpe militar que depuso al Gobierno elegido democráticamente en Myanmar por un presunto fraude electoral, este jueves se ha producido la primera audiencia con un abogado presente       sobre los cargos imputados a Suu Kyi.            

También han estado en el banquillo de los acusados el expresidente del país, Win Myint, y el antiguo alcalde de Naipyidó, capital del país, Myo Aung, ambos miembros de la Liga Nacional para la Democracia (LND), según ha podido confirmar el portal Myanmar Now.            

La situación en el país continúa marcada por una creciente tensión ante la ininterrumpida represión por parte de la junta militar, a pesar de la presión y las sanciones internacionales.            

Hasta la fecha, la actuación  de las fuerzas armadas ha dejado 543 muertos, mientras que más de 2.700 personas permanecen detenidas, según la Asociación para la Asistencia de los Presos Políticos en Myanmar (AAPP).            

TENSIÓN REGIONAL            

Durante este viernes, Ejército para la Independencia Kachín (KIA), uno de los mayores grupos rebeldes de Myanmar, ha atacado una fábrica ligada a los militares en el estado de Kachín, fronterizo con China, según el medio local ‘The Irrawaddy’.            

Pese a la tregua unilateral decretada por el Gobierno militar con estos grupos, los choques continúan, lo que según este medio, ha llevado a China a solicitar una reunión a alto nivel con mandos militares para evaluar si están en posición de garantizar la seguridad de los trazados de lo oleoductos y gaseoductos que cruzan el país y llegan a China.            

La situación en Myanmar ha sido también parte importante de las conversaciones entre los ministros de Exteriores de Indonesia y China que se han reunido durante la jornada para tratar alguno de los asuntos candentes en el sudeste asiática, según ha confirmado la ministra de Exteriores indonesia, Retno Marsudi, en Twitter.            

«China apoya los esfuerzos de ASEAN –organización de estados del sudeste asiático– para ayudar a Myanmar a resolver la situación actual», ha señalado.    

Con información de Reuters y Europa Press / Foto: Reuters

Noticias relacionadas

Accesibilidad