Libera Profepa cinco ejemplares de oso negro en Nuevo Léon

Monterrey, N.L.- En tres acciones diferentes, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) liberó a cinco ejemplares de Oso negro (Ursus americanus eremicus), dos de los cuales fueron localizados en el Parque Alpino Chipinque, ubicado en el municipio de San Pedro Garza García; mientras que una hembra y sus dos oseznos fueron capturados en el área recreativa Vitro Parque, municipio de Santiago, Nuevo León.

Los cinco úrsidos se localizaron, en tres momentos distintos, en la zona donde se almacena la basura que se genera en ambos centros recreativos.

En una primera acción, y en atención a un reporte ciudadano en el que se alertaba de la presencia de un oso en el centro recreativo Vitro Parque, en la comunidad El Manzano, inspectores de esta Procuraduría, personal de Parques y Vida Silvestre del Estado, así como médicos veterinarios de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) acudieron al lugar para revisar las condiciones del mamífero carnívoro.

En dicho sitio se colocó una jaula con el fin de lograr la captura del ejemplar, situación que ocurrió horas después.

En este caso se trató de una hembra adulta de un peso aproximado de 52 kilogramos y de dos oseznos, los cuales no presentaban heridas o laceraciones visibles y se encontraba en buen estado físico y de salud. A la osa le fue colocado un collar para telemetría satelital con la finalidad de rastrear su ubicación.

La segunda liberación fue de un macho juvenil de 95 centímetros de longitud y de un peso de 37 kilogramos, el cual fue encontrado en el basurero del Parque Alpino Chipinque.

En una tercera actuación, se recibió el reporte del avistamiento de un oso de edad juvenil de 30 kilogramos de peso que deambulaba en las instalaciones del Parque Alpino Chipinque. Luego del aviso, el oso fue capturado y se informó que se encontraba en buenas condiciones físicas y de salud.

Cabe destacar que antes de ser liberados, a los dos ejemplares juveniles se les realizó un marcaje colocándoles un microchip y un arete de identificación en su oreja izquierda. De la misma forma, a la osa se le instaló un collar para telemetría satelital para su rastreo y ubicación. Todos estos procedimientos se realizaron anestesiando previamente a los animales.

Una vez concluido el proceso de colocación de los identificadores electrónicos, se procedió a la liberación de los cinco osos juveniles en áreas que corresponden al hábitat más idóneo para su especie. La osa y sus oseznos fueron liberados en la Sierra de Santiago; el macho juvenil de 37 kilogramos en la Sierra de Rayones y el de 30 kgs en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, Nuevo León.

La Profepa exhorta a la población a no ofrecer alimento a los osos, así como resguardar en un lugar seguro la basura que generan los centros recreativos en donde es común el avistamiento de estos mamíferos, para evitar que los úrsidos se acerquen a las áreas de convivencia humana.

El Oso negro (Ursus americanus eremicus) se encuentra enlistado en la NOM-059-SEMARNAT-2010 en la categoría de Peligro de extinción (P).

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad