Liberan a exjefe de campaña de Trump por temor a contagio de COVID-19

MUNDO.- Paul Manafort, el ex jefe de la campaña presidencial de Donald Trump que más adelante fue condenado como parte de la investigación especial sobre la intromisión de Rusia en las elecciones de Estados Unidos de 2016, fue excarcelado de una prisión federal para cumplir el resto de su sentencia en arresto domiciliario debido a preocupaciones sobre el coronavirus, informó su abogado.

Manafort, de 71 años, fue liberado de una prisión de baja seguridad en Pensilvania, agregó la fuente.

En Diciembre, Manafort fue llevado al hospital después de sufrir una afección relacionada con el corazón. Manafort fue una de las primeras personas en ser acusadas en la investigación por el abogado especial Robert Mueller, que examinó la posible coordinación entre la campaña de Trump y Rusia en la campaña electoral de 2016.

Manafort, enjuiciado en dos tribunales federales, fue condenado en una corte federal en Virginia en 2018 y luego se declaró culpable en Washington. Fue sentenciado en marzo del año pasado e inmediatamente imputado de cargos estatales en Nueva York que podrían quitarle la posibilidad de un indulto presidencial. Los fiscales en Nueva York le acusaron de dar información falsa en una solicitud de un préstamo hipotecario.

En marzo y abril, el procurador general William Barr ordenó a la Oficina de Prisiones aumentar el uso de la prisión domiciliaria y acelerar la liberación de los reclusos de más riesgo ante el coronavirus.

No hay casos confirmados de la enfermedad en FCI Loretto. Una portavoz de la agencia dijo que más de 2.400 reclusos han sido trasladados a confinamiento domiciliario desde el 26 de marzo, cuando Barr emitió por primera vez su memorando, y más de 1.200 más están en proceso de ser liberados. La salida de Manafort la reportó primero ABC News.

Su excarcelación se produjo en momentos en que activistas por los derechos de los reclusos y líderes del Congreso han presionado durante semanas al Departamento de Justicia para que deje salir a prisioneros para prevenir brotes en los penales.

Argumentan que la directriz de salud pública de mantener una distancia interpersonal de 1,8 metros (6 pies) es casi imposible tras las rejas.

El secretario de Justicia William Barr ordenó a la oficina de prisiones en marzo y abril que aumentara el uso del confinamiento domiciliario y acelerara la excarcelación de prisioneros en alto riesgo, comenzando con tres prisiones identificadas como focos de coronavirus.

Con información de Milenio / Foto: Reuters / Eduardo Munoz

Noticias relacionadas

Accesibilidad