Llega a México polvo del Sahara

MÉXICO.- Autoridades estatales reportaron este martes que polvo del Sahara llegó al Golfo de México, Mar Caribe y a la Península de Yucatán.

El polvo del Sahara, es una capa de arena del desierto del Sahara en África que se levanta hacía la atmósfera y los vientos hacen que viaje por el Océano Atlántico, Mar Caribe, hasta la Península de Yucatán y Oriente de México.

“Aquí empezamos a observar y aquí está el desierto del Sahara, sale el polvo y empieza a transportarse mediante los vientos alisios que son del Este hacía la región del mar Caribe”, explicó Saretti Cardóz, meteoróloga de Coangua.

Juan Vázquez, miembro del Comité de Fenómenos Meteorológicos Extremos, dijo que “se les conoce como tormentas de polvo, estas nubes de polvo y arena se les llama iberolitos, sus componentes, el diámetro son de 3 milímetros.”

El viaje del polvo del Sahara es un fenómeno natural que ocurre cada año, se intensifica en junio y julio y las partículas de arena, generan atardeceres diferentes a los habituales en Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

“Amaneceres y atardeceres de tonos rojizos a naranjas muy preciosos y durante el día el cielo se va a ver muy blancuzco”, agregó Juan Vázquez.

El Sector Salud de Yucatán informó que no hay afectación directa al ser humano, pero como medida de prevención ante la eventual concentración del polvo, se debe evitar la exposición prolongada al sol y usar lentes.

“Nos contamina el medio, pero no directamente nos causa enfermedad porque es difícil que se demuestre haya bacterias que nos causan problemas o sus virus”, señaló Mario Cuevas, epidemiólogo del Centro de Salud de Mérida.

En el caso de las personas con alguna enfermedad respiratoria y con alergias, se les recomienda evitar exponerse a la intemperie por tiempo prolongado y usar cubre bocas durante los próximos días para evitar la irritación en ojo o nariz.

Con información y foto de Noticieros Televisa

Noticias relacionadas

Joao Maleck, culpable de homicidio

viernes 23 de octubre de 2020

Accesibilidad