Los Rangers no estrenarán nuevo estadio debido a pandemia

Estados Unidos.- Es costumbre que cada vez que Texas inaugura un nuevo estadio, sucedan huelgas o cosas por el estilo y ahora la pandemia por el coronavirus aplazó la inauguración.

La novena texana esperaba que este año estrenarán por tercera vez en su historia nueva casa, con el imponente Globe Field Park, el cual tuvo la inversión de casi 1,100 millones de dólares para su construcción, sin embargo, gracias al aislamiento por el aumento de contagiados de COVID-19, su apertura ha sido pospuesta y aún no hay fecha de reanudación.

El cuadro nació como Senadores de Washington en 1961 y 10 años después se mudó a Arlington, Texas. No es la primera vez que suceden este tipo de historias en las que la temporada es recortada, pues lo mismo se aconteció cuando abrieron en dos ocasiones el inmueble.

Para su estreno en la ciudad en la temporada de 1972, un renovado y flamante estadio de Arlington, el cual poco tenía que ver con el de la construcción original del pequeño campo de ligas menores que se abrió a mediados de los 60 con el nombre de Tunrpike Stadium, estaba listo para recibir a sus nuevos inquilinos. Con una inversión de 19 millones de dólares se aumentó el aforo de 10 mil aficionados a 35 mil 739, se mejoraron detalles de la estructura, del terreno de juego, vestuarios y exteriores, como lo pide la reglamentación de Grandes Ligas.

La presentación de Rangers se demoró por la primera huelga en el beisbol y la temporada estuvo frenada 13 días. Fue el 21 de abril de 1972, luego de cuatro partidos de visita, que el conjunto texano pudo jugar en casa y se impuso 7-6 a los Angelinos ante 20,105 aficionados.

El equipo dirigido por Ted Williams tuvo un año de estreno para el olvido: 100 derrotas y el total de asistencia fue de 662,974 fans, sin presentar algún lleno. La estancia de 23 temporadas en ese parque de pelota, más allá de ser el primero en el que se vendieron los nachos con queso, tuvo poco para presumir.

Mike Witt, pitcher de los Angelinos, lanzó un perfecto al equipo de casa el 30 de septiembre de 1984. Pero uno de los momentos emblemáticos que sí pudieron festejar fue el séptimo sin hit de Nolan Ryan, frente a Toronto (1/mayo/1991).

Ryan, quien en 1993 protagonizó en ese inmueble una trifulca contra Robin Ventura, se retiró justo ese año en el que también cerró sus puertas el Arlington Stadium.

En 1994, los Rangers estrenaron una casa que combinaba la modernidad con elementos clásicos. George W. Bush, entonces uno de los dueños, definió al Ballpark como un monumento al beisbol y que sería eterno como el Fenway Park o el Wrigley Field. Una inversión de 191 millones de dólares le dio vida al estadio para 49,170 aficionados.

El Ballpark recibió su primer encuentro de temporada regular el 11 de abril de 1994, día en que los Rangers cayeron 4-3 ante Milwaukee, con lleno en las tribunas.

Rangers mejoró sus asistencias, pero, tras 63 partidos en casa, otra huelga estalló para finalizar la temporada, la primera en la historia que no hubo Serie Mundial.

El equipo se clasificó por primera ocasión a playoffs en 1996, aunque fue eliminado en la serie divisional, misma situación que vivió en las temporadas 1998 y 1999.

El Ballpark cambió de nombre al de Ameriquest Field de 2005 a 2007. Al final del convenio se llamó Rangers Ballpark y así recibió su primera Serie Mundial en 2010, la cual perdió Rangers ante San Francisco (4-1). Más dramático resultó el Clásico del siguiente año en el que la novena texana se quedó a un strike del cetro en el sexto juego en San Luis. El equipo de Ron Washington acabó perdiendo en siete.

El estadio se llamó Globe Life Park a partir de 2014 hasta que cerró en 2019. El calor con el que se juega la mayor temporada del calendario fue factor para que se decidiera buscar una casa más moderna.

En mayo de 2016 se presentó el proyecto del Globe Life Field, que ahora es una realidad. La inversión fue de 1,100 millones de dólares. La mitad será pagada por los ciudadanos, luego una consulta popular en la que el 60% avaló el endeudamiento de la ciudad para ello. Los trabajos fueron conforme a lo programado, pero un mal presagio se dio en diciembre con un incendio en una estructura del techo, aunque no pasó a mayores.

El plan era estrenarlo en el arranque de la temporada 2020, aunque antes sería la inauguración oficial en un partido de exhibición ante San Luis el 23 marzo, el cual ya se no pudo realizar por la pandemia del COVID-19. Los Rangers, siempre entre penurias cuando han estado de estreno.

TECNOLOGÍA QUE AÚN NO VE LA LUZ

El Globe Life Field, que se encuentra enfrente de la anterior casa de los Rangers, ofrece todas las comodidades para los aficionados y cuenta con techo retráctil, así como aire acondicionado para enfrentar las altas temperaturas de la ciudad, que resultan infernales durante el verano, cuando se da el grueso de los encuentros de una campaña de Grandes Ligas.

El pasto es artificial, aunque uno de los mejores y más seguros que existen para los jugadores.

El inmueble quedó a la espera del “¡playball!” y el festejo de los aficionados, aunque por ahora las pérdidas son incalculables. Solamente en abril tenía 17 partidos programados, incluyendo una serie de tres juegos ante los Yanquis de Nueva York.

La decisión de las Grandes Ligas para rescatar la temporada está lejos de conocerse e incluso se corre el riesgo de que el estadio se quede con las ganas de un estreno en todo el 2020.

Con información de Excélsior.

Noticias relacionadas

Accesibilidad