Foto: Excélsior

Mata a su madrastra porque lo regañó por drogarse

Chihuahua.- Un hombre de 25 años de edad en Ciudad Juárez, mató, destazó y calcinó a su madrastra, porque lo regañó cuando se drogaba. Arturo Alejandro Madrid Cano, declaró ante el Ministerio Público de Chihuahua, que mató a su madrastra porque estaba “bien loco” y no aguantó que lo regañara porque estaba drogándose en el patio de su vivienda.

Según el reporte de Excélsior, el detenido fue acusado como probable responsable del delito de homicidio calificado, cometido en perjuicio de su madrastra identificada como Laura Aideé Cano de 51 años de edad, cuyo cadáver fue localizado la mañana del miércoles en la colonia Granjas de Chapultepec, en Ciudad Juárez.

El cuerpo quedó abandonado dentro de una caja, el cual presentaba quemaduras en 90 por ciento de la superficie corporal. El detenido quedó bajo arresto en los términos de la flagrancia en un domicilio de la calle Grulla número 503 de la colonia en mención.

El hallazgo del cuerpo de la infortunada mujer, se registró en la intersección de las calles Torcasa y Grulla, donde quedó abandonado, la cual se encontraba en el interior de una caja, desmembrada y calcinada en el 90 por ciento de la superficie corporal, luego de que su hijastro la llevó hasta ese lugar a bordo de una camioneta Dodge Durango color blanco, de modelo atrasado.

El cadáver fue trasladado al Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia de ley, donde se estableció que el fallecimiento fue a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico severo.

De acuerdo a las entrevistas realizadas por parte de los agentes aprehensores, se indica que el detenido privó de la vida a su madrastra por las constantes discusiones que tenían, debido a que Madrid Cano es adicto a diversas drogas.

El día de los hechos,  Aideé Cano observó a su hijastro drogándose con agua celeste en el patio del domicilio, por lo cual sostuvieron una discusión que pasó a los golpes y al caer la mujer se desnucó; posteriormente, el hijastro la desmembró en el interior de la vivienda y le prendió fuego con agua celeste en el patio.

Además, para desmembrarla utilizó un cuchillo conocido como cebollero, ya que con la experiencia que adquirió como empleado de un rastro se le facilitó el trabajo.

 

Se le acusa de otro homicidio

De igual manera, se le investiga en otro homicidio ocurrido el pasado 20 de noviembre en el interior de un domicilio que se ubica en la calle Privada de Tarahumara número 7695 cruce con Mayos, en la colonia Aztecas, donde mató a Luis Fernando Baeza Valadez de 31 años, con un disparo en la cabeza, localizándose en la escena del crimen un casquillo percutido de calibre .40 milímetros.

En este homicidio, el móvil de los hechos fue una deuda de droga que cruzó por una brecha de la carreta Panamericana.

El detenido en las próximas horas será puesto a disposición de un Juez de Garantía para que el agente del Ministerio Público le formule imputación por el delito de homicidio calificado

El fiscal de la zona norte, Enrique Villarreal Macías, solicitó a todos los sectores de la sociedad a conjuntar esfuerzos y colaborar en programas de prevención social para rescatar valores y los bienes más importantes de una sociedad, la familia, ya que los agresores demuestran un desprecio total a la vida.

Andaba bien loco, la empujé, se pegó, la corté con un cuchillo de la casa, nomás, a mi hermano le diría que me disculpe… yo andaba bien sustanciado, tengo muchos años como adicto, voy a responder por los actos que hice, lo acepto”, señaló el imputado.

Y añadió: “ese día tomé cuatro clonazepam (pastillas que afectan los químicos del cerebro) e inhalantes. Las ‘clonas’ apenas me las había metido y con los inhalantes ya tenía rato. Ella era mi mamá, desde bebé yo estaba con ella, le decía mamá, pero todos los días tenías problemas por la nada, ese día no aguanté y por eso hice lo que hice”.

Con información: Excélsior

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad