Menciona Carmen Sarahí cuáles son sus sensaciones previo a los Oscar

México.- La actriz, quien participa en Hoy no me puedo levantar, habla de cómo su convicción por defender ideales la ha llevado a lograr sus sueños; destaca su intervención en la fiesta del cine como protagonista del musical de Frozen.

Carmen Sarahí salió de Nuevo Laredo con mucha ilusión de triunfar en la música y la actuación; sin embargo, en su camino encontró varios obstáculos que su pasión logró derribar. Por ello las vivencias y la experiencia se fue acumulando en producciones como Chicago, Mentiras y actualmente Hoy no me puedo levantar.

El premio a su esfuerzo y hasta esa lucha interna que tuvo que combatir en sus momentos de flaqueza, hoy se coronan con su presencia en el Oscar, donde compartirá el escenario con nueve mujeres que protagonizarán el musical Frozen en la fiesta del cine.

¿Cómo te sientes a unas horas de estar en el Oscar?

Muy emocionada, con mil ensayos, pero muy contenta y agradecida por esta oportunidad de lo que está pasando.

¿Es una realidad que en algún momento imaginaste?

Te miento si te digo que no. La verdad es que muchas veces soñé con este momento, con estar en este evento tan importante, lo que no me imaginé fue que sería cantando en el Oscar, es una locura. Con eso me doy cuenta que lo que sueñas y por lo que trabajas llega en su momento.

¿Cómo llega la invitación?

Me volví loca, me avisó mi jefa de Disney. Me dijo: “Tengo que hablarte por face, porque no vas a creer lo que te voy a decir”. Me dijo: “Fíjate que la invitación está para esto”. No lo podía creer. Era irreal para mí escuchar que estaba invitada a cantar en la ceremonia del Oscar. Dije: “Dios mío, qué sigue. Hacia dónde voy. Y fue como un shock. Fue algo superfuerte. Estaba con mi familia y luego platiqué con ellos, no lo podían creer, todos estaban muy emocionados y muy contentos por mí y por la oportunidad que se venía. Han sido días en que no te cae el 20 de que eso va a suceder.

¿Cuál será tu participación, qué es lo que vas a hacer y cómo sueñas ese momento?

Es asombroso la preparación y cómo cuidan cada detalle para que todo salga perfecto. Igualmente es de llamar la atención la cantidad de veces que ensayan por dónde entras, por dónde sales, a dónde llegas, en qué momento, es una perfección. Todo tiene que quedar como reloj para que salga increíble. Me impresiona que practican incluso los camarógrafos. Dónde van a estar, desde dónde van a estar haciendo las tomas, es impresionante, muy bonito.

Viviremos un momento muy especial para el mundo y para las mujeres, porque vamos a representar a todas estas mujeres cantando juntas, cada una en su idioma, una canción que es muy poderosa. Creo que va a ser algo inolvidable y muy importante. Vamos a mostrar que estamos unidas por la música. Esto significa que todos somos ciudadanos del mundo y no existen las barreras, porque nosotros somos los que ponemos las etiquetas y las diferencias y al final de cuentas todos somos iguales.

¿Cuántas mujeres estarán?

Diez mujeres, y aunque ha sido muy rápido todo es impresionante cómo nos une la historia y este personaje. Algunas ya habíamos tenido contacto a través de todos estos años, gracias a las redes. Todas estamos muy contentas, agradecidas, muy presentes en lo que estamos haciendo y disfrutando al ciento, por ciento con la mejor actitud de disfrutar.

¿Qué ha significado el personaje y la historia en sí?

Este personaje ha sido de mucha enseñanza, desde la primera película, de creer en mí. La primera fue “Libre soy”, fue el dejarte ir y confiar. Ahora esta segunda película tiene música que me gusta muchísimo más. Me siento mucho más madura y estas canciones siguen hablando de ir, de confiar, de creer en ti, de tu voz interior, de que la respuesta la tienes tú siempre. Esta princesa que no se siente igual a todos los demás y poco a poco va tomando esa confianza en sí misma. Me encanta que mis hijas tengan también esa referencia y de cómo las mujeres no necesariamente necesitan al príncipe que te viene a salvar, sino que nosotras mismas somos capaces de hacerlo, darte cuenta de la fortaleza que tenemos y de todo lo que somos capaces de hacer.

¿Cómo ha sido ese recorrido, con muchas piedras, en algún momento quisiste desistir?

Han sido muchísimos años de ‘no’, de puertas cerradas, de muchas lágrimas, he estado lejos de mi familia. Yo soy de Tamaulipas, un día agarré mis maletas y dije: ‘Voy a vivir mi sueño’, claro pensando que el sueño sería muy fácil. Luego dices: “No sirvo para esto”, pero lo que me ha salvado es que he hecho las cosas con todo mi corazón. Creo que soy una actriz que sabe a dónde va y cuáles son sus prioridades.

Con información de Milenio.

Noticias relacionadas

Demanda Pablo Lyle al estado de Florida

martes 18 de febrero de 2020

Accesibilidad