México, el país más avanzado en recuperación de PET en América

MÉXICO.- Todo comienza con una botella de plástico y lo que decidimos hacer con ella: tirarla o llevarla a un contenedor.

Afortunadamente en México hemos decidido reciclar las botellas de PET. Tan es así que en nuestro país tenemos la planta recicladora más grande del mundo.

«Aquí reciclamos lo que son 3,440 millones de botellas al año, lo que equivale a llenar 2.4 veces el Estadio Azteca», afirma Jimena Martínez, área de comunicación en PET Star.

En el país se reciclan entre cinco o seis botellas de PET, de cada diez. Es decir, el 75 por ciento de las botellas que se reciclan se utiliza para volver A hacer botellas de plástico.

Este es un claro ejemplo de que el plástico es uno de los sectores más avanzados en materia de economía circular.

«Un ejemplo muy claro del avance muy grande que hay en economía circular en México es el reciclaje del envase de PET (…) México se ha vuelto un país que representa prácticamente el más avanzado en recuperación de PET en América completa, incluso por arriba de Estados Unidos, Canadá, de toda Latinoamérica», señala Jorge Treviño Aguado, director de Ecoce.

«PET Star» es el nombre de la planta recicladora que tuvimos la oportunidad de visitar. Aquí, el proceso comienza con la llegada de miles y miles de botellas.

Luego, pasan por un proceso de selección de calidad. Desechan las botellas de colores y las que no cumplen con los estándares de calidad. Por ejemplo, aquellas que ya están muy dañadas.

Las botellas seleccionadas se trituran en molinos. Se muelen 350 mil envases en una hora.

En el siguiente paso, se separan las tapas y las etiquetas, que posteriormente se convierten en otros materiales. Solo se quedan con lo que llaman la hojuela de PET.

«Nosotros vamos a ocupar la hojuela de pet para convertirla en el material final que es la resina reciclada», india Jimena Martínez, área de comunicación en PET Star.

Al final, estas hojuelas se procesan y se convierten en una materia prima a la que llaman Pellet cristalino, que es el que regresan a las empresas para que vuelvan a fabricar otras botellas.

«Lo llevan a un proceso de purificación y de ecuación del material para regresarle las propiedades del material y que sea nuevamente ya una materia prima ya lista que se mezcla con la virgen en una mezcla seca y se fabrican nuevamente los envases», dice Jorge Treviño Aguado, director de Ecoce.

Pero no solo se pueden elaborar botellas de PET con PET. También se hacen productos de limpieza, playeras, zapatos y hasta joyería.

Con información de «Al aire con Paola»

Noticias relacionadas

Japonés prueba su primer pozole y se hace viral

miércoles 4 de agosto de 2021

Accesibilidad