Mitos y realidades de la Caravana Migrante, según el Conapred

Ciudad de México.- El Consejo Nacional para prevenir la Discriminación (CONAPRED), presentó el documento «Mitos y Realidades sobre la caravana migrante y las personas refugiadas», en el que destaca siete mitos o prejuicios que se manifiestan en contextos de crisis migratorias.

 

El documento de ocho cuartillas, analiza expresiones de xenofobia, racismo y clasismo, sobre la caravana migrante, compuesta por salvadoreños, guatemaltecos y algunos hondureños, quienes pretenden llegar hasta los Estados Unidos.

Los mitos que definen a los migrantes que se encuentran actualmente en territorio mexicano, se traducen en frases como «no soy racista ni xenofóbico, pero…», «son delincuentes», «no es problema de México», «primero hay que ayudar a los mexicanos», «nos quitarán los empleos», «es una invasión», «si dejamos que entren éstos, llegarán más…».

La xenofobia y el raciclasismo contra personas de Centroamérica se ha manifestado en la sociedad mexicana durante décadas, pero ahora más abiertamente.

Para el Conapred es preocupante que en México reproduzcamos un discurso racista y xenofóbico –como el de algunos medios y algunas instituciones de Estados Unidos en contra de los propios mexicanos– en especial porque se dirige a las poblaciones centroamericanas, cuyo perfil sociodemográfico, étnico y cultural es muy similar al de la población nacional.

De esta manera, el rechazo a las personas de Centroamérica, en general, y a las de la caravana migrante en particular, sólo es un reflejo del odio y la discriminación que se ejerce en otras latitudes contra el propio pueblo de México.

Además, es muy importante señalar que estas reacciones sociales ni siquiera representan la opinión mayoritaria de la población mexicana: más de la mitad opina que se les debe dar refugio hasta que puedan regresar a su país (53%) y una tercera parte piensa que se les debe dar papeles para que puedan vivir y trabajar aquí (33%), según datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017, misma que señala que la opinión de que deberíamos cerrarles la frontera y devolverlos a su país es francamente minoritaria (1 y 12%, respectivamente).

«Son delincuentes»

El hecho de que se acuse a los migrantes de “delincuentes” se repite en los discursos xenófobos y racistas en Estados Unidos sobre las y los mexicanos, y tampoco es cierto.

La caravana migrante está compuesta por víctimas de la violencia, la pobreza y la exclusión social en sus países de origen. De hecho, el Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras) es una de las regiones más violentas del planeta.

Calificar, sin más, a las personas migrantes como criminales, es culparlas de tratar de ejercer su derecho a existir, huyendo de sus lugares de origen, lo cual es en muchos casos su única alternativa.

Aún más, ellos mismos son víctimas potenciales de la delincuencia, a lo largo de su trayecto, incluso de grupos del crimen organizado transnacional, y también de autoridades. De acuerdo con diversos diagnósticos, más de 10% de las personas migrantes en tránsito por México es víctima de algún delito, que en la mayoría de los casos no se denuncia y mucho menos se persigue.

“No es problema de México”

La migración, de hecho, sí es un problema que nos atañe, porque el desplazamiento forzado y el refugio son fenómenos regionales que requieren soluciones regionales, concertadas y efectivas, en beneficio de los países de origen, tránsito y destino, tal como señalan diversos compromisos internacionales que México ha impulsado y adquirido, asegura el Conapred.

Lo que de hecho no es problema de México, pero sí nos afecta, es la xenofobia y el odio promovidos por los sectores más conservadores de Estados Unidos.

Por ello, está en nuestro interés nacional mejorar las condiciones en Centroamérica, porque esto tendrá un impacto regional para combatir las causas estructurales de la migración, en lugar de pagar los costos del control de los flujos que se dirigen a Estados Unidos. El desarrollo de la región es el mejor antídoto contra las migraciones y desplazamientos forzados.

«Nos quitarán los empleos»

En entrevista en «Al aire con Paola», Alexandra Haas, presidenta del Conapred, aseguró que con las políticas de integración correctas, México si podría absorver económicamente a los migrantes.

Puso de ejemplo lo que ocurrió en los años ochenta, cuando México aceptó a 50 mil guatemaltecos en calidad de refugiados. Además, México asumió el liderazgo regional para hacer contrapeso a las políticas estadounidenses de restricción migratoria y limitación del refugio, como parte de la ofensiva de este país en Centroamérica.

De los países de la OCDE, -comentó Haas-, México es el país que tiene la menor cantidad de refugiados, por lo que podría atender incluso a los siete mil migrantes que están ahora en territorio mexicano.

La presidenta del Conapred, hizo un llamado a dejar de lado los comentarios racistas o xenófobos en contra de los migrantes, y por el contrario, exhortó a la población a hacer comentarios positivos y de aliento, a través del hashtag #caravanahumanitaria.

 

Redacción / Documento Conapred

Noticieros Televisa

 

 

 

Noticias relacionadas

Accesibilidad