Foto: Facebook / Meat Loaf

Murió Meat Loaf, legendaria estrella de rock

MUNDO.- Meat Loaf, la estrella del rock estadounidense cuyo debut, «Bat Out of Hell», se convirtió en uno de los álbumes más vendidos de todos los tiempos, falleció a los 74 años.

Intérprete de himnos épicos sobre el amor, la lujuria y las motos con una intensidad que rozaba el melodrama, Meat Loaf se convirtió en un duradero -y a veces bombástico- icono del rock a finales de los años 70.

El cantante y actor, cuyo nombre real era Michael Lee Aday, vendió más de 100 millones de discos en todo el mundo y tuvo papeles en las películas «The Rocky Horror Show» y «Fight Club».

Con éxitos como el tema que da título a «Bat Out of Hell», de casi 10 minutos de duración, «Paradise by the Dashboard Light», del mismo álbum, y «I’d Do Anything for Love (But I Won’t Do That)», de 1993, el atractivo de Meat Loaf se extendió mucho más allá de los aficionados al rock duro.

El cantante murió con su mujer a su lado. Sus hijas, Pearl y Amanda, también estuvieron con él en sus últimas horas. No se reveló de inmediato la causa de la muerte.

«Nuestros corazones están rotos al anunciar que el incomparable Meat Loaf falleció», dijo su familia en un comunicado.

«De su corazón a vuestras almas… ¡no dejéis nunca de rockear!».

Nacido en Dallas, Texas, en 1947, hijo de un padre alcohólico que le pegaba y que una vez intentó matarle, Aday sufría burlas en el colegio por su peso. Pero acabó convirtiéndose en una de las leyendas del rock mundial.

En busca del estrellato, se marchó a Los Ángeles, donde formó su primera banda. Tuvo éxito en los escenarios en los años 70, actuando en los musicales «Hair» y «The Rocky Horror Show», aunque su salto a las grandes ligas llegó con «Bat Out of Hell», una colaboración con el compositor Jim Steinman.

El álbum de debut, un cóctel de terror gótico y rock de guitarras que al principio tuvo dificultades para encontrar un sello discográfico, mostró su poderosa voz y estableció su imagen de rock de pelo largo y camisa de volantes.

Realizó numerosas giras en los años 80, pero el éxito le fue esquivo a principios de esa década, hasta que volvió a colaborar con Steinman -fallecido el pasado abril- en «Bat Out of Hell II: Back into Hell», en 1993.

El regreso incluía «I’d Do Anything for Love (But I Won’t Do That)», que se situó en el primer puesto de las listas de éxitos en 28 países, incluyendo siete semanas en Reino Unido.

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump aseguró ser un gran seguidor: «Meat Loaf era un gran tipo; lo conocí muy bien haciendo Celebrity Apprentice. Era inteligente, talentoso, abierto y cálido», dijo en un comunicado, en referencia al reality show que presentaba.

Cher, que hizo un dúo con Meat Loaf en «Dead Ringer for Love» de 1981, dijo que se divirtió mucho haciendo el disco. El compositor británico Andrew Lloyd Webber tuiteó que «las bóvedas del cielo resonarán con el rock. RIP Meatloaf».

Con información de Reuters

Noticias relacionadas

Tulum se ahoga en sargazo

jueves 26 de mayo de 2022

Accesibilidad