Ni Consejo Fiscal independiente ni reforma tributaria

Ciudad de México. – La próxima administración que encabezará Andrés Manuel López Obrador descartó crear un Consejo Fiscal apartidista que proporcione una evaluación independiente de la política fiscal como recomienda el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero están dispuestos a fortalecer la gobernanza, capacidad y alcance del Centro de Estudios de Finanzas Públicas del Congreso para que cumpla con las funciones recomendadas.

Ante la Misión de Expertos del FMI que visitó México en septiembre, funcionarios del equipo de transición sostuvieron que van a asegurarse de que las evaluaciones en materia presupuestal que realizará este Centro de Estudios del Congreso no tenga sesgos partidistas.

La Misión de expertos del FMI, dirigida por Costas Christou, advirtió a la próxima administración que además de la menor disponibilidad de recursos por el comercio del petróleo, les tocará enfrentar una menor recaudación “ya que los ingresos del Impuesto sobre la Renta de las empresas se desacelerarán luego de la reforma fiscal de Estados Unidos”.

“La administración entrante reiteró que no realizarían cambios en el sistema tributario durante los primeros dos años, excepto por el recorte en el IVA y el nuevo trato fiscal sobre la franja fronteriza”.

Ante la propuesta del FMI de homologar la tasa del IVA en 16% para todo el país en todos los bienes, que podría agregar a la recaudación 1 punto adicional del PIB, “el equipo de transición argumentó que la unificación de tasas impositivas aumentaría la desigualdad incluso si se acompañara de transferencias dirigidas a los pobres”.

Según lo referido en las conclusiones a la revisión del FMI, conforme estipula el artículo IV del Convenio Constitutivo, los funcionarios del próximo gobierno explicaron a los expertos del Fondo que su plan para aumentar la recaudación, vendrá a partir de cerrar los canales de evasión de impuestos.

Sin embargo, los expertos del Fondo consignaron que desconocen los detalles pues el encuentro se realizó en una fase temprana de elaboración del plan de presupuesto, esto entre el 10 y 21 de septiembre.

Incierto panorama

El Consejo Directivo del FMI concuerda con los funcionarios de la próxima administración en aumentar la inversión en infraestructura que se vio reducida en los años recientes. Pero les precisó que para impulsarla, se tiene que crear un espacio fiscal que garantice sostenibilidad del gasto.

Además, lo expertos del Fondo les sugirieron identificar proyectos prioritarios, aplicar una evaluación al proceso de gestión y garantizar que se cuenta con una posición fiscal sostenible. Que por ahora no es el caso.

“El anuncio de la próxima administración de impulsar ambiciosos proyectos de infraestructura, como la construcción de nuevas refinerías, los programas sociales para apoyar a los jóvenes y doblar las pensiones a los adultos mayores, junto con el compromiso de no aumentar impuestos, genera incertidumbre sobre el presupuesto para 2019 y las prioridades de la nueva administración”.

Estas conclusiones a la visita del FMI fueron entregadas a las autoridades mexicanas tras sostener discusiones bilaterales con el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, y a “ miembros del equipo de transición”. La visita anual del FMI a México es un diagnóstico profundo al que tiene derecho cada país miembro del organismo para que sus expertos revisen la salud de la economía. Tras la visita realizan una serie de recomendaciones para apuntalar el buen funcionamiento de la economía.

En el marco de la transparencia en la difusión de información, el FMI divulga las conclusiones, así como las respuestas que otorgaron las autoridades económico financieras del país sobre las recomendaciones.

 

Con información de El Economista

Noticias relacionadas

Accesibilidad