No tiene seguro social la mitad de los patrones de personal doméstico: OIT

México. – El reto no es será únicamente la afiliación de las trabajadoras domésticas, sino de los propios empleadores, la mitad tampoco tiene seguro social, destaca la OIT.

En la protección de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, el acceso a la seguridad social está en el centro de la discusión actual; sin embargo, la mitad de sus empleadores en Mexico tampoco tiene estos beneficios, advierte la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Así, mientras 99.2% de las trabajadoras domésticas no tiene contratos y el 98.3% no tiene seguridad social, el 50.7% de los empleadores tampoco tiene acceso a los servicios de salud que ofrece la administración pública. De acuerdo con el Perfil de los empleadores de las personas que realizan trabajo doméstico en México elaborado por la OIT, 8 de cada 10 empleadores de trabajadoras domésticas tienen un trabajo formal y de calidad, sin embargo, sólo 4 de ellos cuenta con servicios públicos de salud.

“Sin duda, en el caso de México, uno de los obstáculos para aumentar la disposición de los jefes y jefas de hogar que contratan trabajo doméstico a afiliar a las personas que trabajan a su servicio es que un alto porcentaje de ellos mismos no tiene esa condición, de manera que la política orientada a fomentar la afiliación deberá tomar en cuenta esta situación y ofrecer incentivos para que ambos lo estén a futuro”, expresa la OIT.

Casi la mitad de los empleadores son adultos mayores, ya que 40% tiene de 60 años en adelante, esto puede significar, destaca el organismo internacional, que el trabajo de las empleadas domésticas implica el apoyo en el cuidado. De los contratantes de personas trabajadoras del hogar, el 57.7% son subordinados o remunerados, 25.8% son empleadores y el 15.9% trabaja por cuenta propia.

“La ley no obliga a empleadores y trabajadores por cuenta propia a afiliarse al Seguro Social y también muchos asalariados no tienen contrato de trabajo formal(…) el hecho de que el empleador no tenga acceso a la salud puede ser un obstáculo para la formalización del trabajo del hogar”, dijo Helmut Schwarzer, especialista de la OIT en Protección Social y Desarrollo Económico.

Además de la falta de prestaciones laborales, existe una brecha de género en las remuneraciones de los trabajadores domésticos. En labores específicas como cocinero, chofer o cuidador, los hombres pueden ganar casi el doble que las mujeres, 6,752.88 pesos contra un salario de 3,439.33 pesos.

El promedio de duración de la jornada semanal es mayor en el caso de los hombrescuidadores, choferes y cocineros (42.7 horas); para las mujeres, que desempeñan estas actividades, la jornada es de 36.2 horas. En el trabajo doméstico en general, las mujeres laboran en promedio 31.2 horas a la semana, mientras que los hombres, lo hacen por 36 horas.

“Estos datos estarían reflejando posiblemente la disminución del porcentaje de quienes realizan trabajo doméstico en actividades no especializadas en los hogares bajo la modalidad de planta y el aumento de quienes lo hacen de entrada por salida, con uno o varios patrones, por lo que no siempre completan una jornada regular”, apunta el estudio.

En cambio, quienes realizan actividades especializadas tienen jornadas similares a las que desempeñan en buena parte los trabajadores asalariados en general, aunque en promedio trabajan menos horas que los domésticos. En prestaciones como las vacaciones y el aguinaldo también hay diferencias. El 46.4% de los hombres que trabajan en el hogar recibe aguinaldo, en contraste con las mujeres, ya que sólo 25.7% tiene esta prestación.

En el caso del sexo masculino, para el 25.5% es posible tomar vacaciones, entre las trabajadoras del hogar, sólo el 8.2% cuenta con este beneficio. Los estudios anteriores fueron presentados en conjunto por la Organización Internacional del Trabajo en alianza con Nacional Monte de Piedad para promover la ratificación del convenio 189 de la OIT.

Con información de El Economista.

Noticias relacionadas

Dan de alta a Joaquín Sabina

domingo 23 de febrero de 2020

Accesibilidad