Foto: El Universal/Archivo

Pese a operativo en Tierra Caliente asesinan a cura

México, DF.- El cuerpo del sacerdote Gregorio López Gorrostieta, ‘Goyito’, fue encontrado ayer en el municipio de Tlapehuala, en la región de la Tierra Caliente, tan sólo a 20 minutos de Pungarabato (Ciudad Altamirano), donde el lunes por la noche fue sustraído por sujetos armados del seminario donde daba clases.

De acuerdo con El Universal, la diócesis de Ciudad Altamirano confirmó que el cuerpo del presbítero fue localizado en la colonia Benito Juárez, de Tlapehuala, sobre la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano. El cadáver presentaba un tiro en la cabeza.

Ciudad Altamirano es el municipio más importante de la Tierra Caliente, una de las zonas, donde, de acuerdo con informes de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, se registran altos índices de criminalidad, por la pugna entre cárteles del crimen.

La diócesis informó que el cuerpo del párroco, originario del Estado de México, sería velado anoche en la catedral de Ciudad Altamirano.

El obispo de este municipio, Maximino Martínez, según informó su par de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Alejo Zavala Castro, no había informado de los hechos. 

Los plagiarios nunca pidieron rescate por el sacerdote, según informó la diócesis de Ciudad Altamirano. 

Gregorio López Gorrostieta era maestro de los seminaristas en Altamirano y originario del Estado de Mexico. Era un personaje muy conocido y querido en Tierra Caliente, de acuerdo con habitantes del lugar. El sacerdote oficiaba misa en varias comunidades sobre el río Balsas; sin embargo, se dedicaba más a la docencia en el seminario.

El obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Alejo Zavala Castro dijo que esos hechos son muy lamentables, pues la violencia en la entidad ya alcanzó también a la iglesia. 

Según Zavala Castro, durante el año han ocurrido varios hechos de violencia contra la iglesia, entre extorsiones, secuestros y asesinatos de sacerdotes, por lo que hizo un llamado a las autoridades para contener estos sucesos.

Entre éstos, John Ssenyondo, sacerdote de origen ugandés, quien desapareció tras oficiar una misa en Chilapa, el 30 de abril fue asesinado y encontrado el 14 de noviembre. La identificación del cuerpo se logró a través de muestras odontológicas.

Peritos guerrerenses constataron que sus restos se encontraron en una de las fosas clandestinas descubiertas en Zitlala, municipio aledaño a donde oficiaba misa, Chilpa, en la región de la Montaña.

En septiembre, en el municipio de San Miguel Totolapan, aledaño a Altamirano, fue asesinado el sacerdote Ascencio Acuña Osorio. Según Zavala Castro, durante el año han ocurrido aislados hechos de violencia contra la iglesia, entre extorsiones, secuestros y asesinatos de sacerdotes, por lo que hizo un llamado a las autoridades para contener estos sucesos. 

El municipio de Pungarabato forma parte del Operativo Especial de Seguridad de Tierra Caliente, el cual consiste en la presencia de fuerzas federales en 22 alcaldías de la región, a partir del pasado 3 de diciembre.

Fuente: El Universal

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad