Foto: Excélsior

Plantean que PGR atraiga el caso L12

México, DF.-El informe de la Comisión Especial para el caso de la Línea 12 del Metro en la Cámara de Diputados prevé solicitar a la Procuraduría General de la República (PGR) tomar en sus manos las averiguaciones previas y las consignaciones penales que se deriven hacia los exfuncionarios públicos y empresas privadas que habrían sido responsables de las irregularidades de la obra.

De acuerdo con el portal Prodigy que retoma información de Excélsior.com.mx, impulsado por la bancada del PRI, el borrador del documento que será entregado a la Mesa Directiva de San Lázaro solicita que el gobierno federal establezca el deslinde de responsabilidades del exjefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y de quien fuera su secretario de Finanzas, el senador Mario Delgado, así como del extitular del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas.

Con base en los documentos revisados y los testimonios reunidos, la instancia legislativa concluye que en la construcción de la Línea 12 y las adquisiciones correspondientes se pudo haber incurrido en por lo menos tres delitos: uso indebido de facultades, ejercicio abusivo de funciones y peculado.

Entre los temas que los legisladores están poniendo en duda están las curvas menores a 300 metros, el porqué se optó por una flota de trenes férreos y por qué hubo adjudicaciones directas y no licitaciones públicas.

Piden que PGR atraiga L12

El informe que hoy presentará la Comisión Especial para el caso de la Línea 12 en la Cámara de Diputados prevé solicitar al procurador Jesús Murillo Karam tomar en sus manos las averiguaciones previas y las consignaciones penales que se deriven hacia los funcionarios públicos y empresas privadas que habrían sido responsables de las irregularidades de la obra.

Impulsado por la bancada del PRI, el borrador del documento que hoy será entregado a la Mesa Directiva de San Lázaro solicita que el gobierno capitalino de Miguel Mancera, establezca el deslinde de responsabilidades de su antecesor Marcelo Ebrard y de quien fuera su secretario de Finanzas, el senador Mario Delgado, así como del extitular del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas.

Con base en los documentos revisados y los testimonios reunidos, la instancia legislativa concluye que en la construcción de la Línea 12 y las adquisiciones correspondientes se pudo haber incurrido en por lo menos tres delitos: uso indebido de facultades, ejercicio abusivo de funciones y peculado.

La Comisión Especial, que preside el diputado federal del PRI Marco Antonio Calzada Arroyo, recomienda en el reporte que la Contraloría (del Distrito Federal) entregue a la Procuraduría General de Justicia capitalina (PJGDF) incluya la documentación necesaria para que deslinde las responsabilidades civiles, penales o administrativas de funcionarios y particulares.

Igualmente considera la necesidad de que la PGJDF proceda al estudio de los posibles ilícitos cometidos y realice el desglose correspondiente ante la PGR, a fin de que ésta proceda a la averiguación de posibles delitos federales cometidos por funcionarios públicos y empresas privadas.

Habrá tiempo para nuevos testimonios: Beltrones

Cuestionado sobre el documento, mismo que según la oposición en la Cámara de Diputados aún no es concluyente, el coordinador de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, afirmó que hoy se conocerá –conforme a lo que se estableció en el acuerdo que crea la Comisión para darle seguimiento al uso de los recursos federales que se utilizaron en la construcción de la Línea 12 del Metro– un informe semestral, que deberá enviarse a la Mesa Directiva para que el pleno de San Lazaro lo conozca el próximo martes.

El diputado detalló que ese día, 3 de febrero, podrán comentarse cuáles son los criterios de cada uno de los grupos parlamentarios alrededor de lo que se construyó en este informe, que es obligación de la Comisión.

Interrogado sobre la posibilidad de que Marcelo Ebrard pueda comparecer ante dicha instancia legislativa, como el propio exjefe de gobierno lo solicitó mediante una carta dirigida a ésta, Beltrones definió que ello sería parte de una segunda fase de trabajo.

“He escuchado que algunos particulares quisieran ser escuchados por la Comisión. Yo he hablado con su presidente, diciéndole que termine su informe –como lo debe hacer ante los miembros de la Comisión de la Línea 12 del Metro–, y que para su segundo informe escuche a todo aquel que mantenga y tiene su derecho a solicitar ser oído, para integrar el segundo con mayor solidez.

Dudas de la Comisión

El informe que hoy será oficialmente turnado a la Mesa Directiva de la Cámara, a fin de que se programa su discusión y votación en el pleno, incluye una serie de interrogantes en torno a la obra, misma que por sus diversas irregularidades afecta actualmente a medio millón de usuarios del Metro, ante el cierre de varias estaciones.

Los cuestionamientos habrían guiando la formulación del informe.

Los diputados preguntan por qué la prisa de acabar la Línea 12, por qué el tipo de cambio de la transacción por los trenes se fijó en 16.20 pesos por dólar cuando estaba a 12.91, por qué se hizo mediante una asignación directa y no una licitación pública, por qué se pagó por ruedas de metal cuando las de hule son más seguras, de menor desgaste y mantenimiento más económico, y por qué se decidió realizar un contrato PPS por los carros que resultó cuando menos tres veces más costoso que adquirirlos.

Otras dudas se refieren a haber permitido la construcción de más de una docena de curvas menores a 300 metros desatendiendo parámetros de seguridad, y por qué los funcionarios del Metro alteraron varias veces durante la construcción de la obra su trazo original, haciendo la ruta más compleja e insegura y, en qué momento de la realización del proyecto y, también, por qué razón se decidió que toda la línea no fuera subterránea.

Resultados contradictorios

Los resultados que arrojaron los análisis de la empresa SYSTRA y que fueron certificados por TÜV Rheinland son contradictorios a las conclusiones de un análisis que solicitó la armadora CAF a un especialista en desgaste ondulatorio.

El programa de rehabilitación que desarrolla el Gobierno del Distrito Federal está basado en los resultados de los análisis dinámicos de SYSTRA en el tramo elevado y de los cuales se desprendieron recomendaciones para modificar el sistema de vías y la flota de trenes.

Las conclusiones señalan que los trenes deben ser modificados ya que generan esfuerzos excesivos en los rieles derivados de una mala inscripción de los bogies y de la suspensión delantera del tren.

TÜV Rheinland certificó los resultados de SYSTRA y agregó que existen fallas en la técnica para el modelado de los trenes que derivó en errores en las suspensiones primaria y secundaria del material rodante, así como en algunos elementos que fueron mal colocados.

Frente a esto, la certificadora recomendó que se evaluara la posibilidad de que la flota que fabricó CAF fuera cambiada por trenes que tuvieran una mejor interfaz con el sistema de vías con el objetivo de controlar el desgaste ondulatorio que resultó de una mala interacción entre las ruedas y el riel.

La posibilidad fue planteada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y por el director del Sistema de Transporte Colectivo, Joel Ortega, quienes señalaron que la terminación anticipada del PPS que se firmó con CAF sería analizada si la armadora no lleva a cabo las modificaciones propuestas por SYSTRA.

CAF reiteró a través de un documento que dirigió a la Secretaría de Obras y Servicios, su disposición para hacer las modificaciones propuestas, pero señaló que para planificarlas debe conocer en su totalidad los análisis de SYSTRA y TÜV Rheinland.

Su postura fue acompañada con los resultados de un análisis que solicitó a Stuart Liddle Grassie, especialista en desgaste ondulatorio.

Rehará Sobse 22 curvas

Durante los próximos diez meses, la Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal (Sobse) desmantelará y reconstruirá en su totalidad 22 curvas localizadas en el tramo elevado de la Línea 12 del Metro.

La reconstrucción que planteó la empresa SYSTRA, resultado de las pruebas dinámicas que hizo entre las estaciones Zapotitlán y Nopalera, cerradas desde el 11 de marzo de 2014, impactará 32 por ciento del sistema original de vías.

En total, 22 curvas con radios menores a 550 metros, en las que el desgaste ondulatorio ha generado los daños más profundos, serán rehechas con balasto, durmientes, rieles y fijaciones nuevas para permitir la correcta interacción con la flota de trenes.

Las obras, que llevará a cabo la empresa española COMSA-EMTE, también incluirán la rectificación de los parámetros para la renivelación y alineación de la vía conforme al proyecto ejecutivo, reinstalación de los equipos de señalización y pilotaje automático y ajustes en peraltes y catenarias aéreas.

El titular de la Sobse, Alfredo Hernández, detalló que de acuerdo con las recomendaciones de SYSTRA, el sistema de vías que instaló originalmente el consorcio constructor integrado por ICA, Carso y Alstom deberá ser retirado y desechado.

Los trabajos para la rehabilitación de las curvas, cuya construcción estuvo a cargo de las empresas ICA y Carso, comenzarán en marzo, una vez que la Sobse reciba los materiales que SYSTRA determinó para la fabricación de las nuevas curvas.

El tramo elevado, cuestionado por contar con curvas que comprometen la operación de los trenes modelo FE.10, requirió 22 meses para su construcción en los que fueron colocadas 423 trabes de apoyo de concreto prefabricado con pesos de hasta 300 toneladas cada una.

El proceso de rehabilitación también se llevará a cabo en los tres kilómetros del tramo elevado que corresponden a secciones rectas en las que los esfuerzos que reciben los rieles al paso de los trenes no han ocasionaron daños tan profundos en comparación con las curvas.

De acuerdo con las recomendaciones de SYSTRA, en estos segmentos de la vía será necesario levantar mediante un sistema de pórticos los rieles originales, retirar el balasto dañado, colocar uno con mayor dureza y recolocar el sistema de vías.

El trazo que siguen los 11 kilómetros correspondientes al tramo elevado forma parte de los cuestionamientos que formularon los integrantes de la Comisión Especial para el seguimiento de los recursos federales invertidos para la Línea 12.

La Sobse indicó que las obras para la rehabilitación de la Línea Dorada tendrán un costo de 883 millones de pesos y deberán concluir en noviembre para permitir la reapertura de la ruta.

Fuente: Prodigy/Excélsior

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad