Foto: 24 horas/Especial

Políticos apoyaron a los Abarca para la construcción de Galerías Tamarindos

México, DF.- Zeferino Torreblanca, Rubén Figueroa y Lázaro Mazón gestionaron ante el Ejército y empresarios para que José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa construyeran la plaza Galerías Tamarindos, la cual tuvo un costo de 300 millones de pesos, en Iguala, Guerrero, publica 24 Horas.

De acuerdo con datos oficiales y registros públicos, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) donó parte del predio para la edificación del centro comercial, propiedad de José Luis Abarca, ex edil señalado como autor intelectual de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa. 

La gestión para la donación del terreno fue iniciada por Lázaro Mazón Alonso -actual aspirante a gobernador de Guerrero- cuando fungió como presidente municipal de Iguala (2002-2005). 

Durante su periodo como alcalde surgió la idea de construir la primera plaza que aglutinara a empresas nacionales y transnacionales en Iguala. Los administradores del proyecto y principales inversores serían José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda. 

En un predio de cuatro hectáreas, ubicado justamente frente al 27 Batallón de Infantería del Ejército y con apoyo del gobierno estatal del perredista Zeferino Torreblanca, el matrimonio Abarca -que años antes vendía sombreros de palma en un tianguis- anunció que invertiría 300 millones de pesos en la edificación de Galerías Tamarindos. 

La llegada del primer centro comercial a Iguala no hubiera sido posible sin el apoyo de Jorge Peña Soberanis, secretario de Desarrollo Económico durante el gobierno de Torreblanca, pues fungió como gestor ante las empresas Coppel, Cinépolis, Megacomercial Mexicana y McDonals, entre otras, para que se instalaran en la nueva plaza. 

Y fue Lázaro Mazón, quien por cierto ha negado todo vínculo con José Luis Abarca, el principal impulsor de Galerías Tamarindos. Gracias a su gestión, primero como alcalde y luego como senador, la Sedena permitió que se edificara prácticamente junto a sus instalaciones e, incluso, donó un pedazo de terreno para facilitar la entrada al centro comercial.

 

Los gestores

Según consta en sus propias declaraciones, Lázaro Mazón apoyó a José Luis Abarca con la gestión ante Gerardo Clemente Ricardo Vega García, entonces secretario de la Defensa Nacional en el sexenio de Vicente Fox, general que aceptó donar un terreno bajo la única condición de que sólo fuera utilizado para vías de acceso y áreas verdes. 

El 22 de enero de 2008, durante la colocación de la primera piedra del centro comercial, Lázaro Mazón agradeció públicamente al ex gobernador de Guerrero y ex diputado, Rubén Figueroa Alcocer, “por su intervención para poder entrevistarme con el secretario de Defensa, quien donó este terreno, con la condición de no construir nada, sólo utilizarlo para vías de acceso y áreas recreativas”. 

Aunque la donación se gestionó con Clemente Ricardo Vega, ésta se oficializó en 2008 ya con Guillermo Galván al frente del Ejército. Ese mismo 22 de enero, Lázaro Mazón dijo sobre el proceso para que la Sedena donara el terreno que “después de tanto tiempo de lucha, coraje y lágrimas, ahora se colocó la primera columna”. 

Hace unas semanas, cuando la PGR identificó al matrimonio Abarca como operadores del cártel de Guerreros Unidos y autores de la desaparición de los estudiantes normalistas, Lázaro Mazón renunció a la Secretaría de Salud de Guerrero y declaró ante la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) que no tenía ninguna relación con ellos. 

En una entrevista radiofónica, señaló que sólo una ocasión  tuvo trato directo con el ex alcalde: “él se acercó, quería hacerle un evento (a Ángel Aguirre) en el centro joyero, se agendó una cita con el entonces candidato”. 

Sin embargo, el afecto demostrado entre el senador Mazón y el matrimonio Abarca durante la colocación de la primera piedra del centro comercial dista mucho de sus recientes declaraciones. “No se rajaron, siguieron adelante tras un sueño, con la mirada en las estrellas y los pies bien puestos sobre la tierra, se pudo hacer posible lo imposible”, le dijo Lázaro Mazón a la pareja ese 22 de enero de 2008.

 

La inauguración 

Ocho meses después, en octubre de 2008, la Plaza Tamarindos -con 57 locales comerciales y estacionamiento con 720 cajones- fue inaugurada por José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda. En ese entonces, agradecieron la colaboración de Lázaro Mazón y Zeferino Torreblanca, y presumieron la creación de mil 750 empleos indirectos y 600 directos. 

Ahora, la plaza comercial junto a otras 65 propiedades del matrimonio Abarca forma parte de una investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) por estar involucradas en el probable lavado de dinero del narcotráfico.

Fuente: 24 horas

 

Comenta

Noticias relacionadas

COVID-19: México supera los 101 mil 600 muertos

lunes 23 de noviembre de 2020

Accesibilidad