Por cuarentena, baja ruido en el mundo

MUNDO.- El Servicio Sismológico Nacional dio a conocer que el llamado ruido antropogénico, bajó en el mundo debido a la cuarentena por coronavirus.

El ruido antropogénico son las vibraciones que los humanos producimos a diario en la Tierra.

El ruido se mide con sensores o sismómetros, ubicados en todo el mundo; son los mismos que se usan para la actividad sísmica.

Los datos que arrojan se concentran en el Servicio Sismológico Nacional (SSN) y otras redes de monitoreo sísmico que opera la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional, dijo: “A raíz de la jornada de Sana Distancia, lo que se ha observado en las estaciones del país y, sobre todo en las del Valle de México, es una reducción del ruido antropogénico”.

La disminución ha sido de diferente magnitud, según el tamaño de las ciudades.

En las estaciones de Querétaro, por ejemplo, se han observado hasta un 30 y 40 por ciento de disminución de este ruido.

Víctor Hugo Márquez, investigador del Centro de Geociencias de la UNAM, dijo: “A raíz del llamado ‘quédate en casa’, hemos observado una disminución considerable en el ruido sísmico en dichas estaciones, este ruido sísmico es originado por personas, por carros  y por la industria, es un fenómeno que se ha venido observando a nivel global en muchas estaciones”.

Sucede lo mismo en la estación que se localiza en el cruce de Eje Central y Madero, en la Ciudad de México, donde diariamente atraviesan miles de personas y transitan miles de automoviles.

Y es que ahora está casi vacío Eje Central y Madero está cerrado.

Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional, explicó: “Lo que estamos viendo es, efectivamente, una disminución de la actividad humana a las estaciones sismológicas”.

Este fenómeno de reducción de ruido antropogénico se ha visto en todas las estaciones del mundo, desde Bélgica, que fue el primer lugar donde lo reportaron, hasta la India, que está sirviendo para ver algunos sismos pequeños que no se podían registrar por el ruido antropogénico.

Si quiere ser testigo de ese ruido, basta con despertar más temprano. Asómese a la ventana y escuchará el canto de los pájaros.

Con información de Noticieros Televisa / Foto: Twitter/@lilickys

Noticias relacionadas

Accesibilidad