Pronostican nuevos máximos de calor en EEUU y Canadá

MUNDO.- Nuevos máximos de calor se esperan en el oeste de Estados Unidos y Canadá en los próximos días, con alertas meteorológicas vigentes para este lunes e incendios forestales persistentes a ambos lados de la frontera.   

Esta nueva ola de calor llega menos de tres semanas después de otra sufrida a finales de junio, durante la cual se registraron récord de temperaturas tres días consecutivos en Columbia Británica, Canadá.   El número de muertes causadas por esa primera ola aún se desconoce, pero se estima en varios cientos.   

En el occidente de Estados Unidos, desde la costa del Pacífico hasta la zona de las Montañas Rocosas, la población sufrió temperaturas abrasadoras el fin de semana.   

«Más de 30 millones de personas permanecen bajo alertas de calor extremo o advertencias de calor», dijo el sábado el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NWS), al advertir de posibles picos de hasta 52-54 °C en el Valle de la Muerte, en California.   

Las temperaturas podrían disminuir levemente el lunes, según el NWS, pero «este pequeño refresco relativo será solo un alivio modesto para las áreas que experimentan persistentes temperaturas agobiantes y por encima de lo normal».   

«Las alertas de calor excesivo siguen vigentes para la mayoría de lugares de la región hasta el martes», advirtió.

Las Vegas, en el desierto de Nevada, igualó el sábado su récord histórico de 47,2 °C, alcanzado por primera vez en 1942 y tres veces desde 2005. Los meteorólogos también habían emitido un boletín de advertencia este fin de semana en Phoenix, en el sur de Estados Unidos, y San José, en el centro de Silicon Valley, no lejos de San Francisco.   

En el norte de California, un incendio continuó avanzando el domingo por la noche, alimentado por el calor y los fuertes vientos. Las autoridades informaron de la destrucción de viviendas en varias localidades y han pedido a los residentes que no se acerquen. Imágenes de video mostraban autos y casas abandonadas siendo devoradas por las llamas.   

En Beckwourth, un poblado montañoso en el condado californiano de Plumas, se veían espesas nubes de humo sobre grandes áreas boscosas. 

Un foco de incendio en Oregón se triplicó en tamaño entre el viernes y el domingo, superando las 40 hectáreas, según el Servicio Forestal.   

Del otro lado de la frontera, los focos de incendios forestales continuaron multiplicándose en Columbia Británica, superando los 300 el domingo por la noche, dijeron las autoridades.   

Los servicios meteorológicos pronostican que las temperaturas se mantendrán el lunes en estas zonas sobre los 32 °C, muy por encima de lo habitual para esta época.   

«Las condiciones climáticas sin precedentes en la Columbia Británica continúan representando una seria amenaza para la seguridad pública y las operaciones ferroviarias», dijo el domingo el ministro de Transporte de Canadá, Omar Alghabra, en un comunicado.

El funcionario anunció medidas para disminuir o limitar los trenes en estas áreas. Hasta el 31 de octubre no debe circular ninguna locomotora sin haber sido inspeccionada en los 15 días anteriores.   

Los trenes son una causa común de incendios forestales, especialmente si sus parachispas no han recibido el mantenimiento adecuado.   También se cerraron varias carreteras y autopistas de Columbia Británica porque el riesgo de incendios se consideró «extremo». Se han emitido órdenes de evacuación en unas diez localidades.   

El viernes, la Junta de Seguridad en el Transporte de Canadá anunció el envío de investigadores para determinar el posible papel de un tren de carga en el incendio que destruyó el 90% de la localidad de Lytton a fines de junio.   

La ola de calor de junio habría sido «casi imposible» sin el calentamiento global causado por los humanos, concluyeron la semana pasada investigadores de World Weather Attribution, una iniciativa que reúne a expertos de varios institutos de investigación de todo el mundo. Estimaron que el cambio climático hizo que este evento tuviera al menos 150 veces más probabilidades de ocurrir.   

En junio, Canadá batió varias veces su récord histórico de temperaturas altas, que finalmente se situó en 49,6 °C en Lytton el 30 de junio.   

Los estados de Washington y Oregón también sufrieron bajo esa «cúpula de calor», causada por las altas presiones que atrapan el aire caliente. Si bien no fue un fenómeno climático inédito, fue mucho más potente de lo que se había visto hasta ahora.   

El mes de junio de 2021 fue el junio más caluroso para América del Norte desde que comenzaron las mediciones, según el Servicio Europeo de Cambio Climático Copernicus (C3S).

Con información de AFP

Noticias relacionadas

Japonés prueba su primer pozole y se hace viral

miércoles 4 de agosto de 2021

Accesibilidad