Provoca indignación asesinato de niña Fátima

México. – La desaparición y posterior hallazgo sin vida de Fátima, una pequeña de siete años de edad, en la Ciudad de México, ha estremecido e indignado al país.

Y sí, ya hemos usado esos mismos adjetivos en otros casos, pero es que cada semana parece depararnos un nuevo horror. Mucho se ha especulado y dicho sobre el caso a lo largo del día El martes 11 de febrero, cerca de las 6 y media de la tarde, la niña Fátima terminó sus clases en la primaria Enrique C. Rébsamen en Santiago Tulyehualco, alcaldía Xochimilco, que colinda con Tláhuac.

La menor esperó unos minutos a su madre en el extremo derecho de la entrada de la escuela. Después, dicen, una mujer la tomó de la mano y se la llevó. Nadie volvió a saber de ella, el miércoles 12, los familiares acudieron a la Fiscalía de Tláhuac para denunciar la desaparición de la niña.

“A las 6 de la tarde fue cuando se giró la Alerta Amber. Empezamos a volantear por todas las colonias aledañas”, comentó Viviana Mesa, directiva de la escuela Enrique C. Rébsamen.

La tarde del sábado, en unas bolsas de plástico en la colonia Los Reyes, en Tláhuac, se encontraron los restos de una menor con signos de violencia. Se corroboró después que se trataba de la pequeña. “La niña fue a la escuela y cuando fue mi hija por ella no la encontró. Era una niña de 7 años inocente ¿qué le pudo haber hecho a esas gentes que la mataron?, cuestionó Guillermo Antón Godínez, abuelo de Fátima.

La muerte de la niña sacudió a los habitantes de Tulyehualco, quienes anunciaron protestas en la escuela y cierre de vialidades. Incluso irrumpieron en una fiesta para protestar por la muerte de la menor.

“Miren señores, no los quisiéramos molestar, el pueblo está de luto y yo creo se va a suspender el baile, porque, porque yo creo que estamos pagando nosotros cosa que unos desgraciados vinieron a hacer”, señaló un vecino de Santiago Tulyehualco.

En imágenes difundidas por la Fiscalía capitalina, se observa una primera imagen de la mujer caminando con la niña, cerca de una parroquia ubicada en las calles Belisario Domínguez e Ignacio Zaragoza, a menos de 200 metros de la escuela.

En un video, obtenido de cámaras particulares colocadas a cuatro cuadras del plantel, se ve como la mujer lleva de la mano a la menor. Después de caminar algunas calles, la mujer sube a la niña a un vehículo color blanco que después ingresa a un domicilio de la calle camino ancho, en la colonia Nativitas. Por ella y por quien haya estado relacionado con la sustracción se ofreció una recompensa.

“Dos millones de pesos, particularmente una mujer que, de acuerdo con material de videograbación. Es quien posiblemente recoge a la pequeña de la escuela. Todo ha sucedido dentro de un espacio delimitado geográficamente con no más de dos kilómetros así que todas las investigaciones van en el sentido de revisar el entorno, análisis contextual, los familiares”, dijo Ulises Lara, vocero de la FGJCDMX.

A mediodía, la familia de Fátima acudió al Instituto de Ciencias Forenses a identificar el cuerpo, que presentaba asfixia por estrangulamiento. Para ese momento, la conmoción por el hallazgo ya era mundial.

“Fátima era mi niña, amada, era mi niña preciosa y hoy. Si hoy Fátima no está con nosotros es porque no se siguieron los protocolos que se debieron seguir. No es posible que hayan pasado tantos días que la familia haya sido quien haya dado todas las pistas”, dijo Sonia López, tía de Fátima.

“Desde un principio había muchísimas irregularidades, no se prestó atención correctamente, las autoridades cometieron muchos errores. Esto no puede volver a pasar”, sostuvo Miguel, tío de Fátima.

La jefa de gobierno estuvo presente en el lugar.

“Es una situación por un lado muy dolorosa y al mismo tiempo indignante y vamos a llegar a la verdad, hay una cadena yo lo diría de negligencias en instituciones es una cadena que tiene que ver desde la escuela, la primera denuncia y tiene que haber consecuencias y sobre todo justicia y eso es lo que yo les dije a los familiares”, expuso Claudia Sheinbaum.

La Secretaría de Educación Pública en la Ciudad de México indaga si el personal de la escuela cumplió con el protocolo de entrega de Fátima.

“La obligación de los profesores y directivos es entregar a la niña o al niño a alguien acreditado y que en ningún momento se deja a un niño fuera de la escuela. En ningún momento se puede quedar solo. Es compromiso de la escuela, no podemos dejar a los niños solos, eso es un hecho”, señaló Luis Fernández Fuentes, titular de la autoridad Educativa Federal de la CDMX

El director, quien fue separado temporalmente de sus funciones, aseguró que se cumplió con los protocolos.

“Recibo el día martes la llamada de la desaparición de la niña inmediatamente se citó a los padres del turno vespertino para comentarles esta situación algo, que los padres habían omitido haber levantado el acta en tiempo y forma. Nosotros hicimos nuestro trabajo y actuamos bajo protocolo”, señaló Telésforo de la Rosa, director de la primaria Enrique C. Rébsamen

Sheinbaum dijo que no había indicios, como lo había declarado la madre de Fátima, que detrás de la muerte de la menor podría estar un presunto homicida serial.

“Hasta ahora no hay nada que nos haga pensar que es así, para nada. Es un caso muy especial el de esta familia”, señaló Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX.

Antes de la llegada del cuerpo, vecinos encararon a las autoridades en un dialogo público en el mercado de Tulyehualco. Cerca de las siete de la noche, hasta la casa de la colonia San Sebastián, en Tláhuac, llegaron los restos de la niña. Decenas de vecinos acudieron a despedirla.

“Fátima escucha, esta es tu lucha, Fátima escuché esta es tu lucha”, dijo Magdalena, mamá de Fátima.

Con información de Noticieros Televisa.

Noticias relacionadas

Murió Luis Eduardo Aute

sábado 4 de abril de 2020

Accesibilidad