¿Qué sabemos del presupuesto 2020?

Ciudad de México. – El presidente Andrés Manuel López Obrador entregará la propuesta del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 el 8 de septiembre ante la Cámara de Diputados; sin embargo, esto sólo es un paso del camino que recorre este proyecto.

El Presupuesto de Egresos consta de cinco etapas: planeación, negociación, aprobación, ejecución y fiscalización.

De acuerdo con la fracción IV del artículo 74 constitucional, el Ejecutivo tiene la responsabilidad de integrar y formular la propuesta del gasto que elaboran previamente el Poder Legislativo y el Poder Judicial, así como el Instituto Nacional Electoral y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Además, revisa las propuestas para cada una de las secretarías de estado, las entidades paraestatales y los gobiernos estatales y municipales a cargo del Presidente, mediante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a partir del 1 de junio y hasta el día de su entrega.

Una vez que se entrega el proyecto al Congreso, éste tiene la responsabilidad de revisarlo y aprobarlo, y luego  turnarlo a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.

El Presupuesto de Egresos de la Federación se aprueba a través de la votación de los legisladores en el pleno, y es preciso que sufrague a favor 50 por ciento más uno de los diputados presentes, pero con el quórum necesario.

El Presupuesto de Egresos de la Federación se aprueba a través de la votación de los legisladores en el pleno, y es preciso que sufrague a favor 50 por ciento más uno de los diputados presentes, pero con el quórum necesario.

La Cámara de Diputados tiene a más tardar el 15 de noviembre para aprobarlo y hasta 20 días naturales posteriores para publicarlo en el Diario Oficial de la Federación. No obstante, cuando es el primer año de sexenio, el límite es al finalizar diciembre.

El documento final para formalizar la aprobación se llama Decreto Aprobatorio del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Dicho presupuesto especifica el monto y el destino de los recursos económicos que se requieren durante un ejercicio fiscal, es decir, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de cada año.

Se agrupa en tres finalidades que son:

– Gobierno

– Desarrollo social

– Desarrollo económico

Desde el año pasado se propuso la reingeniería del gasto público con elementos como mecanismos para el combate a la corrupción, acciones de austeridad en el manejo de los recursos públicos, eliminación de gastos innecesarios que no impactan a la población y la revisión de los programas sociales.

El recurso para integrar el presupuesto se obtiene del pago de los impuestos y otras contribuciones de los ciudadanos, de los ingresos del petróleo, de la venta de bienes y servicios de las empresas y organismos públicos, y de las contribuciones de los trabajadores y los patrones a la seguridad social.

Con información de Milenio

Noticias relacionadas

Accesibilidad