Imagen: Twitter

Real Madrid vence 3-1 a Liverpool y alza su tercer título consecutivo en la Champions League

Buenos Aires, Argentina.- El Estadio Olímpico de Kiev es el escenario de la tan ansiada final de la Champions League, ese torneo que llena de gloria a las instituciones europeas y que paraliza a todo el mundo. Real Madrid, máximo ganador de la competencia, chocará ante Liverpool.

La iniciativa en el comienzo fue del Liverpool FC, con su tridente ofensivo combianando con los mediocampistas, sobre todo el brasileño Roberto Firmino que retrocedía varios metros y jugaba de espadas para liberar espacio a Salah y Mané. Al Real Madrid le tocaba ser firme en el fondo y aprovechar las salidas rápidas para jugar el balón hacia Cristiano Ronaldo. El conjunto inglés empujaba cada vez más contra su portería a los vigentes campeones y le achicaba los espacios. Al cumplirse los primeros 15 minutos, el partido ya contaba con algunos remates de los Reds -bloquados por los defensores madridistas- y un sólo avance del equipo de Zidane, en el que Ronaldo disparó con mucha potencia por encima del travesaño.

A los 22 minutos, llegó la jugada más nítida. Una triangulación por izquierda del Liverpool, que derivó en un centro de Milner a Firmino y, tras el bloqueo a su remate, Alexander-Arnold llegó para provocar una fenomenal atajada de Keylor Navas. El joven lateral derecho del equipo de Klopp llegó a posición de gol pero se topó con una buena respuesta del portero costarricense.

En su plenitud, Liverpool sufrió un duro contratiempo: a los 28 minutos abandonó la cancha el egipcio Mohamed Salah, su máxima figura. Tuvo que dejar el césped después de sufrir una caída en un choque con Sergio Ramos que le provocó una lesión en el hombro izquierdo. En su lugar ingresó Adam Lallana y Klopp modificó el esquema, ya que sumó un mediocampista ante la baja de su delantero estrella.

Inevitablemente el Liverpool se apagó y retrocedió metros en el terreno de juego, lo que le dio protagonismo al Real Madrid. Benzema anotó un gol al tomar un rebote de Karius ante un cabezazo de Cristiano Ronaldo pero fue anulado correctamente por fuera de juego y el francés también probó con un remate lejano que se fue desviado. El pitazo que marcó el descanso fue un alivio para el equipo inglés, que había comenzado con mucho ímpetu pero sucumbió ante el Real Madrid tras la lesión de su mejor futbolista.

Al iniciarse el complemento, Isco estrelló un tiro en el travesaño que confirmó la levantada madridista y en el minuto 50 el francés Karim Benzema anotó el 1-0 con una polémica: tapó con su pie una salida del portero alemán Loris Karius y el balón acabó en el fondo de su meta. Por fortuna para él y sus compañeros, el Liverpool llegó rápidamente al empate. Cinco minutos más tarde el senegalés Sadio Mané puso el 1-1 al desviar hacia la red un cabezazo de Dejan Lovren en un tiro de esquina.

Allí Zidane decidió jugar su mejor carta de reservas: sacó a Isco y mandó al campo a Gareth Bale. El galés ingresó para darle más verticalidad al ataque y no tardó en influir en el partido. En el minuto 63, en el primer balón que llegó a sus pies, marcó un espectacular gol de chilena tras un centro del brasileño Marcelo. Un gran golpe de impacto y una bocanada de aire para el conjunto blanco.

Esta será la segunda vez que estos equipos pelean por el reinado de Europa. La anterior fue en París, el 27 de mayo de 1981. En esa ocasión los Reds se consagraron campeones, al vencer por 1 a 0 con un tanto del defensor Alan Kennedy, a ocho minutos del final.

Los Merengues jugarán su 16ta. final de la Champions, de las cuales ganó 12, mientras que para el club inglés será su octava vez, con cinco conquistas de la Orejona. La Casa Blanca intentará seguir haciendo historia al intentar ser el primer en conseguir un triplete desde que cambió el formato del torneo, en la temporada 1992/1993 -ganó las cinco primeras copas en el antiguo formato-.

Zinedine Zidane cuenta con una verdadera constelación de estrellas (Sergio Ramos; Marcelo, Kroos, Modric, Benzema y Bale, por nombrar solo a algunos), donde su principal arma es Cristiano Ronaldo. Este certamen le sienta de maravilla al portugués, quien va por su sexta copa (tres de ellas las ganó con Manchester United). En esta edición suma 15 goles (a dos de su propio récord -17-) y lleva acumulados 120, en 156 cotejos.

Aunque los dirigidos por el alemán Jürgen Klopp no alzan este trofeo desde la temporada 2004/2005 ante Milan de Italia y no tienen un plantel con tanto cartel como los españoles, cuentan con Mohamed Salah en altísimo nivel.

Formaciones:

Real Madrid: Keylor Navas; Daniel Carvajal, Raphael Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Toni Kroos, Luka Modric, Isco; Karim Benzema y Cristiano Ronaldo. DT: Zinedine Zidane.

Liverpool: Loris Karius; Trent Alexander-Arnold, Dejan Lovren, Virgil Van Dijk, Andrew Robertson; Jordan Henderson, James Milner, Georginio Wijnaldum; Sadio Mané, Mohamed Salah y Roberto Firmino. DT: Jürgen Klopp.

Estadio: Estadio Olímpico de Kiev.
Árbitro: Milorad Mazic (Serbia).

 

Con información de: Infobae

Noticias relacionadas

Prohíbe Dominicana ‘música vulgar’

jueves 21 de junio de 2018

Accesibilidad