Remodelan tres recintos de la UNAM

México.- La nueva directora de artes visuales cree en la posibilidad de que se establezca una nueva relación entre el arte y la sociedad.

Pensar el museo como una plataforma de discusión, de conversación, de crítica, sobre los temas relevantes que nos aquejan hoy en día; y al arte contemporáneo como un conjunto de prácticas que responde a cuestionamientos tanto sociopolíticos como estéticos, que debe llegar a nuevos públicos.

Estas premisas guiarán a la socióloga y antropóloga cultural Amanda de la Garza Mata, quien será a partir del 1 de febrero la nueva titular de la Dirección General de Artes Visuales de la UNAM, que tiene a su cargo los museos Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), el Universitario de Ciencias y Arte-Roma (MUCA-Roma) y el Experimental El Eco.

“La reformulación del papel del museo frente a la sociedad es lo que dictará nuestro camino”, afirma en entrevista quien desde 2012 se desempeña como curadora adjunta en el MUAC.

Destaca su apuesta del museo como un espacio público. “El papel social del arte no sólo como la posibilidad de que los artistas trabajen sobre temáticas sociales, sino cuál es el rol de nosotros como instituciones en términos de posibilitar ciertas conversaciones y de ponerlas en el centro de nuestra agenda”.

Quien sustituye en la dirección de Artes Visuales a la historiadora del arte Graciela de la Torre, quien fue la titular durante 15 años y promovió y fundó el MUAC, destaca que ha cambiado mucho la relación de la sociedad con el arte contemporáneo.

“Hace 15 o 20 años teníamos un reto grande: atraer a más espectadores. Sabemos los cuestionamientos, las opiniones contrarias a estas prácticas artísticas; sin embargo, creo que la expansión de este arte en México, la consolidación de algunas instituciones y el surgimiento de nuevos museos hizo que permeara más en la sociedad”, explica.

“Eso nos obliga a replantear las preguntas que debemos hacernos como museos en términos de nuestra oferta, qué es lo relevante hoy, hacia dónde se está moviendo el arte; y acompañar y apuntalar esas preguntas, atendiendo a la diversidad de públicos que forman nuestra audiencia: universitarios, jóvenes que se acercan por primera vez o especializados”, agrega.

La licenciada por la UNAM, con especialidad en la UAM, concibe al arte contemporáneo como “un conjunto de prácticas artísticas que ha respondido en muchos casos a preguntas contemporáneas de orden estético, al mismo tiempo que a contextos sociopolíticos del presente.

“Ser crítico es una de las grandes corrientes del arte contemporáneo; sin embargo, también aporta desde el ámbito de lo estético. El arte de hoy es producto de un conjunto de transformaciones y está relacionado con los cuestionamientos que se hicieron las vanguardias a lo largo del siglo XX”, añade.

De la Garza Mata destaca que planea inaugurar un nuevo capítulo dentro de la colección artística del MUAC. “El de diseño moderno y contemporáneo en México, que implicará tareas de adquisición, investigación y exhibición. Seríamos la única colección pública de diseño”.

Detalla que este museo posee un acervo de 2 mil piezas de arte moderno y contemporáneo mexicanos, y 52 archivos documentales de gestores, artistas e historiadores del arte.

Y, aunque admite que no tienen un presupuesto asignado para adquisiciones, dice que se apoyará en el patronato del MUAC y emprenderán una campaña para recabar fondos.

La promotora cultural aclara que si bien la apuesta del MUAC, el MUCA-Roma y El Eco es por el arte contemporáneo, su vocación es distinta. “Los tres son museos universitarios, por lo que deben recoger aquello que representa la universidad para la sociedad, ser espacios de libertad de expresión, de experiencia estética. Esta es la primera vocación”.

Señala que el MUAC tiene también obra de arte moderno, “pues nuestra colección inicia en 1952, el momento de fundación del campus de Ciudad Universitaria. Y, en esa medida, muchas de nuestras exposiciones intentan hacer este vínculo en términos históricos, de cómo se vincula el arte moderno con la historia reciente del arte en México”, dice.

En el caso del MUCA-Roma, prosigue la gestora, ha tomado un perfil en torno a la noción de diseño social. “Y El Eco se ha inclinado por investigar el origen y el contexto en el que surgió este recinto; es decir, su relación con el grupo que se fundó en ese momento”.

Asegura que cada museo tiene sus especificidades en términos de programación y tipo de proyectos; pero comparten la conversación tanto con la escena artística local, como con la internacional.

“Queremos desarrollar una relación más intensa con otros centros educativos y recreativos de la UNAM, en la capital y en los estados, y darles mayor proyección a las actividades desde los programas públicos, integrarlos más a los barrios”, indica.

Expresa que recibió los tres museos en perfecta salud. “Es decir, con un andamiaje institucional muy robusto, bajo un esquema de sustentabilidad importante y con un equipo que ha logrado consolidarlos”.

Y adelanta que, durante el primer semestre de 2020, el MUAC exhibirá una retrospectiva de la artista chilena Cecilia Vicuña, una muestra que revisa la obra del catalán Joan Brossa y los high lights, las piezas referenciales, de su acervo. Y que en breve anunciará una sorpresa.

Con información de Excélsior.

Noticias relacionadas

Detienen en Michoacán a multihomicida

sábado 22 de febrero de 2020

Accesibilidad