Foto: Twitter / @AbeShinzo

Rinden homenaje en Tokio a Shinzo Abe

MUNDO.- Familiares y amigos del asesinado ex primer ministro japonés Shinzo Abe le rindieron homenaje este lunes en Tokio, donde el secretario de Estado norteamericano Antony Blinken lo calificó de «visionario».

La coalición en el poder en Japón consolidó su mayoría en el Senado en las elecciones del domingo, celebradas dos días después del asesinato a tiros de Abe durante un mitin electoral.

El coche fúnebre con los restos del exdirigente llegó al templo de Zojoji en la tarde del lunes para el funeral que congregó a autoridades y empresarios.

Blinken, que estaba de viaje oficial en Asia, realizó una visita no programada a Japón para expresar las condolencias de Estados Unidos.

El jefe de la diplomacia estadounidense entregó al primer ministro japonés, Fumio Kishida, una carta del presidente Joe Biden dirigida a la familia de Abe.

«Cuando un amigo está sufriendo el otro viene», dijo el secretario de Estado. Y añadió que Abe «hizo más que cualquier otra persona para llevar a nuevas alturas la relación» entre ambos países.

«Vamos a hacer todo lo que podamos para ayudar a nuestros amigos a sobrellevar la carga de esta pérdida», indicó, calificando a Abe como «hombre con visión de futuro y con la capacidad llevar adelante esa visión».

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, que se encuentra en Tokio para asistir a una reunión de jefes de finanzas del G20 en Bali, también asistió al funeral, al igual que el embajador Rahm Emanuel, según un funcionario del Tesoro.

El acusado del asesinado, Tetsuya Yamagami, de 41 años, está detenido y declaró a los investigadores que atacó a Abe porque creía que el político estaba vinculado a una organización religiosa.

La madre del sospechoso es miembro de la Iglesia de la Unificación, confirmó este lunes la organización, conocida como la «secta Moon».

La prensa local dijo que la familia de Yamagami había sufrido problemas financieros como consecuencia de las donaciones de su madre al grupo.

Yamagami quería vengarse de una «organización», trascendió el viernes, antes de que se conociera el nombre de la entidad.

El sospechoso pensaba que el ex primer ministro tenía un vínculo con este grupo.

«Ella ha estado asistiendo a nuestros actos una vez al mes», indicó Tomihiro Tanaka, presidente de la Iglesia de la Unificación en Japón, en una breve rueda de prensa convocada con poca antelación, en la que declinó hacer comentarios sobre las donaciones de la madre del sospechoso.

Tanaka afirmó estar horrorizado por el «salvaje» asesinato e indicó que va a cooperar con las investigaciones.

Se especula que Yamagami pasó tres años en la marina japonesa y que veía videos en Youtube para aprender a fabricar armas caseras como la utilizada en el ataque, señalaron fuentes cercanas a la investigación a los medios locales.

En las elecciones del domingo, que fueron celebradas pese a la conmoción nacional por el crimen, el primer ministro Kishida afirmó la importancia de mostrar que la violencia no puede derrotar a la democracia.

La formación gobernante, el Partido Liberal Democrático (PLD), al que pertenecía Abe, y sus aliados del partido Komeito revalidaron su posición y obtuvieron una cómoda mayoría con más de 76 de los 125 escaños de la Cámara Alta, un incremento de 10 legisladores, según los medios nacionales.

Ya antes del crimen se anticipaba una victoria y con este avance se abre una vía para grandes reformas, como una enmienda de la Constitución, una reforma que Abe quiso implementar para dejar atrás el carácter pacifista que define a Japón para reconocer a las fuerzas armadas.

El primer ministro dijo a los periodistas que los escaños ganados representan una oportunidad de «proteger a Japón» y asentar los logros de Abe.

Kishida, que asumió en septiembre, prometió combatir la pandemia, la inflación y asuntos derivados de la invasión rusa de Ucrania y hubo especulaciones de que el crimen de Abe podría aumentar el apoyo popular.

Con información de AFP

Noticias relacionadas

Accesibilidad