Romayne, el pianista internacional que adoptó a los rarámuris

MÉXICO.- Desde que llegó a la Sierra Tarahumara, Romayne se enamoró del lugar. Los rarámuris también lo arroparon como uno de ellos.

 

El pianista Romayne Wheeler, quien era un exitoso concertista en Europa, explica por qué decidió quedarse en la Sierra, después de haber tocado en 52 países.

«Esa calidez, esa sencillez, era como regresar al inicio de la creación, donde la persona más importante es el que aporta más para el bien común, donde nunca se le alza la voz a un niño, nunca se le pega, sólo se castiga con el silencio y eso no lo aguanta uno mucho, pero la dignidad de la persona queda intacto», afirmó.

Es así que después de varias visitas, Romayne decidió hace 27 años adoptar a los rarámuris como su familia.

Y no sólo les ha enseñado la música de los clásicos, también creó una fundación para darles salud y educación.

«Todavía hay algunas partes ahí donde hay una mortalidad de hasta 50 por ciento de los niños por mal nutrición y por diarreas principalmente, que no se atienden, y entonces hicimos una pequeña clínica con doctor, una pequeña escuelita, porque la próxima escuela está muy lejos, con un kinder primero y después ahora con primaria, un programa de becas donde ya han pasado más de 300 personas», contó.

Romayne vive en Retosachi, una ranchería ubicada en el ejido de Munérachi, municipio de Batopilas, Chihuahua.

Vive junto a 450 familias que se benefician de la fundación que creó y que ha logrado sostener gracias a la venta de sus discos.

Hasta ahora tiene 46 ahijados, pero el más importante por ser el primero es Romayno. Hijo de su amigo Juan Gutiérrez.

«Él venía como chavito de tres años, pegaba la naricita en el vidrio, ahí se quedaba por horas y bailaba al compás de toda la música que hacía el son. No es un niño cualquiera, entonces ya le puse los deditos de chocolate ahí arriba del teclado, inmediatamente comenzó con su oído a sacar temas auténticas de la tarahumara», recordó Romayne.

Romayno Gutiérrez es ahora un concertista que ha viajado por todo el mundo, difundiendo la música rarámuri. Tiene 32 años, 12 de ellos siendo pianista profesional.

«Gracias a la música y por supuesto a mi maestro Romayne Wheeler que yo inicié desde muy pequeño a por lo menos compartir la música, al menos una pieza (…) y finalmente pues ya tuve la oportunidad de viajar por varios estados dentro del país y posteriormente a Estados Unidos, hasta que en 2014 tuve la gran oportunidad de acompañarlo a mi padrino Romayne que tuvimos gira por siete países en Europa», comentó Romayno.

Recientemente, ambos ofrecieron un concierto en el teatro Hidalgo, en Colima. Una de las pocas veces que los dos pianistas han compartido el escenario.

Al final, tocaron una pieza para cuatro manos que Romayne compuso especialmente para ambos.

El objetivo de Romayno es seguir ayudando a su comunidad a través de la música. Y sobre todo, dar continuidad al legado de su maestro.

«Que lo que está haciendo mi maestro no quede ahí, sino que hay que dar continuidad y eso es lo que más deseo, poder seguir apoyando a mi comunidad», agregó Romayno.

 

Con información y foto de Noticieros Televisa

Noticias relacionadas

Accesibilidad