Foto: Google Maps

Rusia dice haber tomado Mariúpol; alcalde afirma que ciudad ‘es ucraniana’

MUNDO.- El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, aseguró hoy que sus fuerzas armadas han tomado el control de la ciudad ucraniana de Mariúpol, aunque admitió que queda una bolsa de resistencia en la acería Azovstal, cuyo asalto ha cancelado el presidente Vladímir Putin.

«Las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa y las milicias de la república popular de Donetsk han liberado Mariúpol, los restos de las formaciones nacionalistas se refugiaron en zona industrial de la planta Azovstal», dijo Shoigú en una reunión con Putin, transmitida por la televisión pública Rossía 24.

Según el ministro ruso, los soldados y milicianos ucranianos eran algo más de 8.100 cuando culminó el cerco a Mariúpol y, de ellos, «más de 4.000 fueron aniquilados y 1.478 se entregaron prisioneros».

Shoigú agregó que en la planta quedan cerca de 2.000 efectivos ucranianos y se necesitarán tres o cuatro días para «terminar el trabajo».

PUTIN CANCELA EL ASALTO A AZOVSTAL

Vladímir Putin canceló hoy la orden de asaltar la acería de Azovstal en Mariúpol, donde quedan pertrechados unos 2.000 defensores ucranianos, con el argumento de salvar vidas, aunque manteniendo el bloqueo a la zona industrial.

«Considero inapropiado el asalto propuesto a la zona industrial. Ordeno cancelarlo», dijo el mandatario al ministro Shoigú en esa misma reunión.

El líder del Kremlin sostuvo que «ahora hay que pensar aún más si cabe en salvar la vida y en la salud de nuestros soldados y oficiales (…) No hay necesidad de meterse a estas catacumbas y arrastrarse en el subterráneo por esas instalaciones industriales».

Pero exigió el cierre de esa zona industrial «para que no pase ni una mosca ni para dentro ni para fuera».

UCRANIA PIDE UN CORREDOR DESDE LA ACERÍA

El Gobierno de Ucrania ha exigido la apertura de un corredor humanitario desde la acería de Azovstal para evacuar a los 1.000 civiles y 500 soldados que – según ha cuantificado – soportan el asedio de los rusos.

Según la viceprimera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, «ahora hay alrededor de 1.000 civiles y 500 soldados heridos. «¡Todos deben ser retirados de Azovstal hoy!».

También hizo un llamamiento en su cuenta de Telegram «a los líderes mundiales y a la comunidad internacional para que centren sus esfuerzos en Azovstal ahora».

El resto de Mariúpol, a orillas del Mar de Azov, ha sido prácticamente destruido por los bombardeos rusos desde el inicio de la invasión del país, el pasado 24 de febrero.

Azovstal es ya el último reducto de la resistencia ucraniana en Mariúpol. Se trata de un área fuertemente fortificada. Sus instalaciones, en el sureste de la ciudad, abarcan una superficie de once kilómetros cuadrados y cuentan con túneles y búnkeres subterráneos que dificultan su toma.

SÁNCHEZ Y FREDERIKSEN EN KIEV

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, viajaron hoy a Kiev para mostrar el apoyo y la solidaridad con Ucrania y reunirse con el presidente Volodímir Zelenski.

Ambos llegaron en tren a la capital ucraniana procedentes de Polonia y, protegidos por fuerzas de seguridad, han accedido al vehículo en el que se desplazaron a su encuentro con Zelenski.

Previamente, Pedro Sánchez recorrió algunas de las calles de la ciudad ucraniana de Borodianka y se mostró conmovido por «el horror de la guerra» que ha podido comprobar en persona.

Alcalde de Mariúpol reclama alto el fuego y dice que la ciudad «es ucraniana»

El alcalde de Mariúpol, Vadym Boychenko, reclamó este jueves un «alto el fuego duradero» de «al menos un día» para intentar la evacuación de los civiles refugiados en la acería de Azovstal y aseguró que la ciudad «es ucraniana», al ser preguntado sobre si los rusos la controlan.

Boychenko dijo que en la acería permanecen «entre 300 y mil civiles», aunque agregó que resulta difícil establecer cuántos de los habitantes de Mariúpol se refugiaron en la instalación sin un alto el fuego que permita conocer su situación.

En esa instalación industrial existe una bolsa de resistencia contra las tropas rusas cuyo asalto fue cancelado, según declaró el presidente ruso, Vladímir Putin, quien dijo que «no hay necesidad de meterse a estas catacumbas y arrastrarse en el subterráneo por esas instalaciones industriales».

Putin exigió el cierre de esa zona industrial «para que no pase ni una mosca ni para dentro ni para fuera».

«Mariúpol es y será ucraniana», declaró en una conferencia de prensa a distancia el alcalde de Mariúpol al ser preguntado sobre si podía confirmar que las fuerzas armadas rusas han tomado el control de la ciudad, como anunció este jueves el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

El alcalde estimó en «unas 100.000 personas» las que permanecen en «la parte ocupada de Mariúpol» y dijo que desde el comienzo de la invasión de tropas rusas otras 100.000 abandonaron la ciudad por distintos medios.

Boychenko confirmó por otro lado la existencia de fosas excavadas por las tropas rusas cerca de un cementerio localizado en Manhush, a unos 20 kilómetros de la ciudad y al lado de una gasolinera, y dijo que en ellas están siendo arrojados cuerpos.

«Desafortunadamente, lo confirmo», dijo el alcalde sobre la existencia de esas fosas, en las que aseguró que las tropas rusas «ocultan las pruebas de crímenes de guerra».

El alcalde de Mariúpol reclamó el envío de autobuses para poder evacuar a las personas que quieren abandonar la ciudad y dijo que el miércoles pudieron marcharse solo 80 pues solo cuatro vehículos, frente a los 22 prometidos que serían enviados, pudieron finalmente transportar a los habitantes que querían irse.

Con información de EFE

Noticias relacionadas

Tulum se ahoga en sargazo

jueves 26 de mayo de 2022

Accesibilidad