Foto: Pixabay, usada bajo CC0 1.0

Rusos atrapados en frontera con México, mientras ucranianos entran a EEUU

MÉXICO.- Los rusos que intentan entrar en Estados Unidos por la frontera con México están frustrados porque no consiguen entrar como los ucranianos, a pesar de haber abandonado su país por la guerra.

Las autoridades estadounidenses han dejado pasar a decenas de ucranianos esta semana, pero los rusos siguen en el limbo, lo que ha llevado a algunos a acampar en el pavimento junto a una valla fronteriza, desafiando las advertencias de las autoridades mexicanas de que se vayan.

Irina Zolkina, una profesora de matemáticas que abandonó Moscú con sus cuatro hijos, rompió a llorar cuando un agente fronterizo estadounidense echó un vistazo a su pila de pasaportes rusos y movió la cabeza de lado a lado, diciendo que tendrían que esperar, poco después de que otros funcionarios hicieran pasar a seis hombres ucranianos.

«Son tantos años de miedo que estamos viviendo (…) es horrible dentro de Rusia también», dijo a Reuters en la ciudad fronteriza mexicana Tijuana, frente a San Diego, California.

Zolkina mostró a Reuters un video de la BBC que muestra su detención por asistir a una protesta contra la guerra el 24 de febrero, el día en que Rusia invadió Ucrania en lo que el Kremlin ha llamado una «operación militar especial» que los aliados occidentales han denunciado.

La mujer fue liberada unas horas más tarde y salió de Rusia con sus hijos la semana siguiente, confesó, pasando por Taskent, la capital uzbeka, y Estambul, en Turquía, antes de llegar al balneario mexicano Cancún, un punto de partida habitual para los rusos que se dirigen a la frontera con Estados Unidos.

Más de tres millones de ucranianos se han convertido en refugiados, según las Naciones Unidas, la mayoría de ellos en países fronterizos con Ucrania. Miles de rusos también han abandonado su país, según los medios de comunicación.

Algunos ucranianos que cruzan en Tijuana han obtenido permiso para permanecer en Estados Unidos durante un año.

Cuando se le preguntó el jueves sobre los ucranianos y los rusos en la frontera, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, dijo que el gobierno estaba ayudando a las personas que huían de Ucrania y que se estaban considerando otros programas para ampliar la ayuda humanitaria.

La frontera entre Estados Unidos y México se ha cerrado a la mayoría de los solicitantes de asilo en virtud de una política contra la pandemia del coronavirus.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, preguntado por la política actual hacia los rusos, dijo que la agencia hace excepciones a la orden caso por caso para «individuos particularmente vulnerables».

Entre octubre de 2021 y enero, los datos del gobierno estadounidense mostraron que los agentes fronterizos se encontraron con unos 6.400 rusos, algunos de los cuales dijeron ser disidentes y están ahora en Estados Unidos.

En Tijuana, la semana pasada, funcionarios mexicanos repartieron folletos en ruso con una lista de refugios para migrantes cercanos y una carta en la que se decía que los rusos podían solicitar asilo pero no debían acampar en la concurrida frontera.

Con información de Reuters

Noticias relacionadas

Accesibilidad