Cerrar (X)




Sentencian a sacerdote por pederastía; se ventila una red de pornografía infantil

Ciudad de México.- Este martes se dio a conocer la sentencia que por primera vez se dicta en contra de un sacerdote por pederastía. El cura Carlos López Valdés recibió del Juzgado 55 en material penal, una sentencia de 63 años de cárcel por los abusos sexuales que cometió en contra de Jesús Romero.

 

Y aún cuando sólo podrá cumplir 40 años, debido a que esa es la pena máxima que puede cumplirse en la capital del país, la sentencia garantiza que el sacerdote, actualmente de 74 años, pase el resto de sus días en prisión.

“Esta es la primera sentencia condenatoria contra un cura católico pederasta en la Ciudad de México, no hay antecedente alguno y por ello representa un parteaguas en la procuración e impartición de justicia en nuestra ciudad”, aseguró David Peña Rodríguez, Coordinador Jurídico del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, AC.

Durante más de diez años, Jesús Romero Colín fue abusado sexualmente por el sacerdote Carlos López. En 2013, la víctima, de entonces 31 años, envió una carta al Papa Francisco en la que le expuso los abusos que vivió en su infancia, además de la indiferencia de la Iglesia católica al respecto.

Un mes después, en respuesta, Jorge Mario Bergoglio le pidió “perdón en nombre de la Iglesia”, a través de una misiva.

Pero la disculpa no le bastó. Jesús Romero interpuso una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, que finalmente fructificó después de muchos obstáculos interpuestos por la propia Procuraduría y por la Arquidiócesis Primada de México.

La periodista Sanjuana Martínez reveló en el portal Sinembargo, que el cura pederasta no solo abusaba de sus monaguillos y otros niños acólitos, también los fotografiaba para intercambiar las imágenes en una red internacional de pornografía infantil que manejaba desde las parroquias donde oficiaba sus servicios religiosos.

“Él tenía un arsenal de fotografías pornográficas. A él le gustaba hacerse fotos cuando abusaba de los niños. También le gustaba tomarles fotos a los niños desnudos. Tenía miles de fotos en su computadora. Cuando dejé la iglesia pude sacar sólo un disco, pero tiene cientos de discos. También tenía fotos en memory stick”, me dijo Jesús Romero Colín en una entrevista incluida en mi libro Prueba de fe: la red de cardenales y obispos en la pederastia clerical, que saldrá a la venta próximamente, aseguró la periodista.

 

 

Los menores abusados sexualmente por este sacerdote, ahora encarcelado, fueron testigos de cómo manejaba la red de pornografía infantil, intercambiando fotos con gente de México y Estados Unidos particularmente, y relacionándose con homosexuales y otros sacerdotes que tenían las mismas preferencias.

Según la Interpol, existen más de cuatro millones de zonas que contienen este tipo de material que exhibe el mercado del abuso sexual infantil y del cual, los ministros de culto no están exentos. Un negocio que genera miles de millones de dólares anualmente.

 

Redacción / Sinembargo.com

 

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Tráiler cae en socavón en Gustavo A. Madero

sábado 22 de septiembre de 2018

Accesibilidad