Si aprietas las mandíbulas por estrés, podrías padecer bruxismo

MÉXICO.- El bruxismo, es decir el acto de apretar o rechinar los dientes, afecta al 15 por ciento de la población en forma consistente. 

 

Pero 7 de cada 10 personas lo han experimentado en algún momento de su vida, especialmente cuando están bajo tensión emocional.

“Yo no me daba cuenta, pero mi mamá muchas veces me decía ‘Saldívar, estás rechinando la boca'”, compartió Vicente Saldívar.

Asegura que manifestaba su estrés apretando los dientes de manera inconsciente, lo cual comenzó a provocar un fuerte desgaste de los mismos.

“Empezaba una pérdida como de esmalte, entonces pues le comenté al Dr. Alfonso y le preguntó y él me dijo que era bruxismo”.

Por fortuna acudió al dentista antes de sufrir mayores complicaciones.

“Su único síntoma básicamente es el desgaste de los dientes y la hipersensiblidad dentaria por la pérdida del esmalte”, señaló Alfonso Haces Caso, Dentista especialista en prótesis.

El tratamiento oportuno ayudó a evitar que el problema avanzara.

“El tratamiento inicial que se le está haciendo es un aparato que se llama guarda oclusal”, indicó el especialista.

Pero Dagmar, no corrió con la misma suerte. Apretar los dientes y mascar chicle constantemente, le generaron tal tensión en la articulación temporomandibular, que sufrió de consecuencias auditivas.

“De repente escuché un piiiiiiii (…) y ya no escuché nada en ese oído por dos o tres días. (…) Los dientes de adelante me los tuvieron que remplazar porque se iban quebrando”, dijo Dagmar Wegenast.

Dagmar también debe usar guardas, sobretodo a la hora de dormir.

El bruxismo puede ocasionar intenso dolor de cabeza y cuello. De no tratarse oportunamente, el problema puede volverse muy severo y requerir de cirugía.

En entrevista con Paola Rojas, el Dr. Eduardo Ortíz, cirujano maxilofacial, dijo que este padecimiento puede tener consecuencias de mucho dolor.

“Tanto en la articulación temporomandibular como en todos los músculos de la cara y muchas veces puede llegarse a encontrar dolor hasta en la espalda, en el cuello. Es bastante complicado”.

Dijo que, además de las guardas, existen otros tratamientos.

“Lo más común después es colocar toxina botulínica. El botox famoso hay que colocarlo en los músculos para que disminuya la fuerza con la que mastica uno”.

Para este tipo de método, explicó, se tiene que recurrir a un cirujano maxilofacial.

“El tratamiento más completo es ir al psicólogo y a un psiquiatra, alguien que pueda ayudarnos con el estrés y hacer mucho ejercicio”, agregó el experto.

 

 

 

 

Con información de Noticieros Televisa

Noticias relacionadas

Accesibilidad