Foto: Twitter / @INAMI_mx

Siguen llegando cientos de haitianos a Coahuila

MÉXICO.- Nada detiene el flujo de migrantes haitianos en su paso por México hacia los Estados Unidos.

Llegan a Coahuila, a bordo de camiones o caminando, a pesar de que las autoridades estatales en coordinación con el Instituto Nacional de Migración han blindado las principales vías de acceso al estado.

«Es que desde ayer estábamos en un ómnibus de por allá, nosotros comprar el boleto por dos mil 500 pesos, cuando llegamos a un pueblo, la policía no deja pasar al ómnibus y nos baja a todo el mundo», dijo Peter, migrante haitiano.

Peter tiene 15 días que salió de Tapachula; acompañado de una docena de compatriotas siguió hasta Matehuala donde se juntó con otros haitianos. Entre todos contrataron un camión para que los trasladara hasta Acuña.

Sin embargo, en Monclova, la policía detuvo el camión y fueron obligados a dispersarse y continuaron más de 300 kilómetros a pie para llegar al Río Bravo.

«Nos estamos siguiendo el camino, pero nadie ni policías ni nadie nos está ayudando a nosotros por aquí, desde ayer nosotros estamos caminando así».

En los principales accesos a la región fronteriza de Coahuila las autoridades han instalado filtros de revisión para impedir el paso de los haitianos. En las últimas horas han detenido a 38 camiones de pasajeros con más de 500 migrantes a bordo, de los cuales, el 90 por ciento proviene de Haití y el resto de Cuba y Centroamérica.

Mientras tanto, en las márgenes del río Bravo, en Acuña, Coahuila, como en Del Río, Texas, hay ya más de 17 mil haitianos en espera de una solicitud de asilo. Hay menores de edad y mujeres embarazadas que exponen su vida al cruzar varias veces al día el río Bravo en busca de agua y alimentos.

«Allá no hay comida, no hay para comer, allá está complicado, está mucho complicado, aquí en México está mejor para comprar algo», señaló Henri, migrante haitiano.

«No hay camas, sufrir los haitianos, salir y como morir los haitianos en agua, hay riesgo de morir en el agua, como es eso, cuando el agua lleva más fuerza para matar a los haitianos», dijo Carlo, migrante haitiano.

Para los sectores productivos, la llegada de los haitianos podría generar una emergencia de salud y seguridad.

«Todo lo que nos hemos cuidado, si ahorita se hace un contagio masivo con estas 13 mil personas creo que quedan hoy, no tenemos las camas para atenderlos, no tenemos la infraestructura para atenderlos de esta enfermedad y de cualquier otra (…) también hay que respetar los derechos de las ciudades por donde pasan y hay que respetar los derechos de la salud y no violentar de una forma así a una ciudad», indicó Luis Ángel Ogaza, presidente de la Cámara de Comercio de Acuña.

Temen que, de permanecer los haitianos en esta zona fronteriza, la seguridad de los habitantes se trastoque.

«La forma en la que llegaron no fue la adecuada, que fue una forma masiva y sin control, creo que el error está desde que entran al país de una forma abierta».

Muchos de los migrantes que están llegando a Acuña, prefieren esperar y pasar la noche del lado mexicano.

Con información de Noticieros Televisa / Juan Andrés Martínez

Noticias relacionadas

Accesibilidad