Siguen protestas en Hong Kong

Hong Kong. – Siguen las protestas en Hong Kong, un policía recibió el domingo una herida de flecha en la pierna y las autoridades emplearon gas lacrimógeno y cañones de agua para intentar expulsar a los manifestantes que ocupaban un campus universitario y un túnel bajo el puerto de la ciudad.

La flecha alcanzó a un agente de enlace con los medios, que fue trasladado al hospital, según la policía. Imágenes en la página de Facebook de la Policía mostraban la flecha sobresaliendo de la parte trasera de la pantorrilla del agente.

Los manifestantes mantuvieron sus posiciones buena parte del día, mientras los camiones con cañones de agua avanzaban sobre ladrillos y clavos esparcidos por los manifestantes para rociarles a corta distancia.

Cerca del atardecer empezaron a replegarse hacia la Universidad Politécnica de Hong Kong mientras la policía empezó a acercarse desde dirección opuesta y lanzaba gases lacrimógenos. El empleo de arcos y flechas, junto con bombas incendiarias lanzadas con catapultas, amenazaba con subir el nivel de violencia tras más de cinco meses de protestas contra el gobierno.

Los manifestantes intentaban mantener la presión sobre el gobierno local, que ha rechazado la mayoría de sus demandas. Las protestas comenzaron hace más de cinco meses en respuesta a una propuesta de ley que habría permitido extraditar a sospechosos de delitos a la China continental. Los activistas lo percibieron como una erosión de la autonomía hongkonesa según el sistema de “un país, dos sistemas” introducido en 1997, cuando Gran Bretaña devolvió el territorio a China.

La ley se ha retirado, pero las protestas han evolucionado en un movimiento de resistencia más amplio contra lo que se percibe como el creciente control de Beijing sobre Hong Kong, así como reclamaciones de reformas democráticas para el territorio semiautónomo. Los choques del domingo llegaron tras horas de asedio y violentos altercados la noche anterior. Muchos manifestantes se retiraron al campus de la Politécnica, donde han colocado barricadas y establecido controles de acceso.

Un gran grupo de personas acudió a intentar retirar los escombros en una calle cerca del campus, pero fue repelido por los manifestantes. La policía antimotines formó a unos pocos cientos de metros (yardas) y lanzó varias rondas de gas lacrimógeno a los activistas, que se refugiaron tras una línea de paraguas de lado a lado de la calle y lanzaron bombas incendiarias a los árboles y arbustos en la zona, prendiéndoles fuego. Los cañones de agua llegaron a primera hora de la tarde. Uno de ellos empleaba agua teñida de azul para empapar a los manifestantes.

Con información de Noticieros Televisa.

Noticias relacionadas

Accesibilidad