Suiza niega toda implicación en avión desviado a Bielorrusia

MUNDO.- El Ministerio de Asuntos Exteriores suizo negó hoy toda implicación en el caso del avión de Ryanair desviado el domingo a Minsk, después de que el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, afirmara que el falso aviso de bomba que supuestamente lo motivó provino de Suiza.                

«Las autoridades suizas no tuvieron ningún conocimiento sobre un aviso de bomba en el vuelo de Ryanair Atenas-Vilna, por lo que no hubo ningún anuncio en este sentido a las autoridades bielorrusas», aseguró el ministerio federal en un breve comunicado, publicado en su cuenta oficial en Twitter.                

El portavoz del ministerio André Simonazzi añadió por su parte que el Gobierno suizo condena firmemente el incidente y demanda su investigación a nivel internacional.                

Lukashenko, citado hoy por la prensa oficial bielorrusa, aseguró que el aviso de que había una bomba en el avión provino de Suiza y tras recibirlo se decidió actuar conforme a la ley y las normas internacionales para proteger a los pasajeros.                

El desvío del avión permitió a las autoridades bielorrusas detener en el aeropuerto de Minsk al periodista opositor Román Protasevich y a su novia Sofía Sapega, quienes viajaban en ese aparato con destino a la capital lituana.                

El entorno de Protasevich denunció que el aterrizaje forzoso fue una operación de las fuerzas de seguridad bielorrusas para detener al periodista, cuya liberación inmediata ha sido reclamada por gran parte de la comunidad internacional.

OTAN respalda medidas restrictivas de los aliados a Minsk por desvío de vuelo

La OTAN respaldó hoy las medidas acordadas por los aliados, de forma individual o colectiva, como respuesta al aterrizaje forzado en Minsk, la capital de Bielorrusia, de un avión de RyanAir en el que viajaba el periodista bielorruso Román Protasevich, que fue detenido nada más tocar tierra en esa ciudad.                 

«Apoyamos las medidas tomadas por los aliados individual y colectivamente en respuesta a este incidente», indicó el Consejo del Atlántico Norte, el máximo órgano de toma de decisiones de la organización, en una declaración emitida hoy.                  

El lunes por la noche precisamente, los países de la Unión Europea (UE), entre los que hay muchos miembros también de la OTAN, decidieron ampliar sanciones a Bielorrusia y adoptar las medidas necesarias para prohibir a las aerolíneas bielorrusas sobrevolar territorio comunitario y acceder a sus aeropuertos.                  

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya instó ayer, martes, a que se ponga en marcha con urgencia una investigación independiente sobre lo sucedido, algo que el Consejo del Atlántico Norte reiteró hoy en su declaración.                  

Condenó «el desvío forzado a Minsk de un vuelo de Ryanair entre Atenas y Vilna el 23 de mayo», así como el arresto de Protasevich y de su pareja, Sofia Sapega.                  

«Este acto inaceptable viola gravemente las normas que gobiernan la aviación civil y ponen en peligro las vidas de los pasajeros y la tripulación», subrayó el Consejo.                  

«Respaldamos las peticiones de una investigación independiente urgente, incluyendo por parte de la Organización Internacional de Aviación Civil», apuntó.                  

En su opinión, la detención de Protasevich «es una afrenta a los principios de la disidencia política y la libertad de prensa», y pidió la «inmediata e incondicional liberación» de Protasevich y Sapega.                  

Recordó que los aliados instan a Bielorrusia a respetar los derechos humanos y libertades fundamentales y que se atenga al orden internacional basado en normas. Además, aseguró que los aliados mantienen su solidaridad con Letonia después de la «injustificada expulsión» de sus diplomáticos de Bielorrusia.

Con información de EFE / Foto: AFP

Noticias relacionadas

Accesibilidad