Tijuana en medio de la polémica por trato a migrantes

Tijuana. – Tijuana, BC. Con la llegada de los integrantes de la primera caravana de migrantes que atravesó México en busca de llegar a Estados Unidos, esta ciudad, de vocación migratoria, enfrenta ahora el desafío de recibir al menos a 3,000 centroamericanos, cifra que podría aumentar en los próximos días cuando el resto del éxodo se concentre en estas tierras.

No es la primera vez que Tijuana se encuentra en la encrucijada de recibir a miles de personas que buscan una mejor vida y que terminan quedándose a vivir en la ciudad. En 2016 al menos 3,000 haitianos llegaron igual con la esperanza de cruzar a Estados Unidos.

Luego del sismo que sacudió esas tierras caribeñas a principios de 2010, miles de haitianos se desplazaron de su país buscando oportunidades frente al desastre. De las primeras opciones fue la Unión Americana, país que tras restringir los procesos de protección temporal obligó a miles de ellos a quedarse en México.

En la actualidad se encuentran principalmente en las ciudades fronterizas de Tijuana y Mexicali, Baja California, donde ya se establecieron y se les puede ver laborando en comercios, la construcción, ambulantaje y restaurantes, luego de regularizar su estancia en México.

El arribo de miles de centroamericanos a esta ciudad fronteriza la coloca de nueva cuenta en la disyuntiva de ofrecer oportunidades a quienes han tenido que dejar sus lugares de origen ante la incertidumbre económica y las condiciones de violencia.

Aunque al momento hay incertidumbre entre los migrantes de cuál es el siguiente paso, muchos de ellos comienzan a acariciar la idea de que México es su opción y quedarse a radicar aquí. Las políticas migratorias de Donald Trump y su insistencia en no reconocer la crisis humanitaria que enfrentan los integrantes del éxodo, poco a poco, los van disuadiendo de seguir con el plan original de cruzar a Estados Unidos.

Rechazo

Desde la llegada de los centroamericanos a tierras fronterizas en redes sociales se ha convocado a manifestar el rechazo, que algunos, aseguran, genera su presencia en Tijuana, incluso, han habido roces con la población, que, aunque con presencia disminuida, han acudido a externar su desacuerdo con su presencia.

A pesar de estas muestras, el grueso de la población tijuanense evita asumir una posición de confrontación y continúa ofreciendo ayuda a los migrantes.

En tanto el gobierno de Estados Unidos cerró por unas horas las garitas internacionales de San Ysidro y Otay para reforzar la seguridad de los cruces fronterizos, frente a la presencia de miles de centroamericanos que buscan tramitar asilo político.

La medida fue justificada por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, mediante un comunicado en el que aseguró que no permitirá el cruce ilegal de personas a ese país.

Pete Flores, director de Operaciones de Campo en San Diego, dijo que necesitan estar preparados antes de que el grupo numeroso de personas que se encuentran en la frontera busque cruzar hacia su país.

Con información de El Economista

Noticias relacionadas

Accesibilidad