Foto: Twitter / @Gob_Tlalne

Tlalnepantla: las posibles causas del desgajamiento del Cerro del Chiquihuite

MÉXICO.- Expertos de la UNAM explican que el desgajamiento en el Cerro del Chiquihuite, Tlalnepantla, podría deberse a las características geológicas propias del cerro, aunado a las intensas lluvias de los últimos días y el sismo del 7 de septiembre pudieron favorecer el derrumbe.

El ingeniero Carlos Valdés, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM quien comentó sobre las posibles causas de este desgajamiento.

“Estos fenómenos ocurren, en algunos casos de forma natural. Tiene que ver con la caída de agua. El agua se va adrentando en pequeñas fracturas y va lastimando la roca hasta que finalmente se vence. Lo otro que pudo haber ayudado es la parte del sismo que ocurrió el martes por la noche. Desafortunadamente, lo han comentado ustedes también, la gente se va acercando porque hay la necesidad de construir y tener vivienda y cada vez se van subiendo más al cerro y se va haciendo peligroso, debe haber una zona de amortiguamiento”, dijo Carlos Valdés, investigador Instituto de Geofísica de la UNAM.

Para la geóloga Wendy Morales, académica del Instituto de Geología de la UNAM, las características geológicas del cerro del Chiquihuite aunado a las intensas lluvias de los últimos días y el sismo del 7 de septiembre, pero sobre todo la urbanización desordenada y falta de vegetación en la zona, son elementos que se conjugaron para el derrumbe en el municipio de Tlalnepantla, Estado de México.

“Por un lado las características geológicas que tiene esta región las hace altamente susceptibles a presentar este tipo de fenómenos y si a esto le sumamos que hemos venido con una temporada de lluvias en donde los umbrales se han rebasado. Y si a eso le sumamos el sismo que acabamos de tener son dos de los factores que desencadenan los deslizamientos. También que está invadido en las zonas potenciales, que ha habido deforestación, que ha habido modificaciones y si a esto le vamos sumando, será inevitable”, agregó Wendy Morales Barrera, académica del Instituto de Geología de la UNAM.

La geóloga detalló que el cerro está formado por rocas de material volcánico que está muy fracturado y estas fallas geológicas antiguas de la región facilitan que el lugar se degrade rápidamente y son pendientes pronunciadas, y la falta de zonas verdes lo hace aún más susceptible porque no hay absorción. 

El deslizamiento ocurrido este viernes fue en una zona de alto riesgo.

“Las diferentes tonalidades nos indican el nivel de peligro que puede presentar la región, el morado es una alta susceptibilidad, es decir que tiene las condiciones que favorecen a que esto suceda. El deslizamiento está en una tonalidad roja, que quiere decir que el lugar es con alta susceptibilidad a presentar un deslizamiento y ve, el área urbana prácticamente ya invadió todo el cerro”, refirió la académica del Instituto de Geología de la UNAM.

Explicó que hace 15 años la UNAM realizó una investigación y entregó las características de los riesgos de deslaves y derrumbes del cerro del Chiquihuite que forma parte de la Sierra de Guadalupe.

“Ya hace varios años hemos trabajado en esta región y se les había ya trabajado con las autoridades en donde se había especificado que la región ya no podía tener este crecimiento urbano tan desorganizado porque la zona tenía mucho potencial para presentar este tipo de deslizamientos. Esta zona ya se había considerado como una zona de reserva ecológica y forma parte de la zona de amortiguamiento”, concluyó Wendy Morales Barrera, académica del Instituto de Geología de la UNAM.

Hizo un llamado a la población que vive en la zona a atender las recomendaciones de las autoridades y si ven áreas fracturadas o piedras que se desprenden, evacuar la zona.

Con información de Noticieros Televisa / Adriana Valasis

Noticias relacionadas

Cerro del Chiquihuite: inicia demolición de casas

sábado 25 de septiembre de 2021

Accesibilidad