Foto: Milenio

Tribunal federal ordena reaprehender a Caro Quintero

Ciudad de México.- El Consejo de la Judicatura Federal dio a conocer que Rafael Caro Quintero es «penalmente responsable» de los delitos de secuestro y homicidio en agravio de Enrique Camarena Salazar, agente de la DEA, y Alfredo Zavala Avelar.

De acuerdo con una publicación de Milenio.com, el órgano colegiado detalló que las penas correspondientes se deben individualizar, «de conformidad con los lineamientos establecidos en la parte relativa de la propia ejecutoria, y en su caso, ordenar su reaprehensión».

A través de un comunicado, el Consejo de Judicatura dijo que la nueva resolución además deja sin efectos la sentencia dictada por el Pleno de este Tribunal Colegiado en el presente juicio de amparo directo número 180/2011, el día 7 de agosto de 2013.

En noviembre de 2013 la Primera Sala de la Corte revocó el amparo que un tribunal otorgó a Caro Quintero, el cual le permitió recuperar su libertad tras permanecer 28 años en prisión.

La Sala ordenó al Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito dictar una nueva sentencia, en donde debe considerar que el agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, quien fue asesinado por Caro Quintero, sí era un agente protegido internacionalmente.

Asimismo, el órgano colegiado deberá considerar que el piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar, quien también murió a manos del capo, era un funcionario del Gobierno Federal.

Por esa razón, ambos casos sí tienen que ser revisados por la justicia federal y no por jueces del orden común como argumentó el tribunal.

El 9 de agosto de 2013, Caro Quintero abandonó el Reclusorio Preventivo de Puente Grande, Jalisco.

El Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito detectó que Caro Quintero nunca debió ser juzgado en el ámbito federal por los asesinatos del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, y el piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar, cometidos en 1985, en la ciudad de Guadalajara.

Lo anterior porque no existe registro de que el agente estadunidense haya entrado al país como diplomático o funcionario consular, como ocurre con otros norteamericanos; por lo tanto, el capo tuvo que ser juzgado por un autoridad del fuero común y no federal.

Asimismo, resolvió que en relación con las acusaciones de narcotráfico y otros delitos por los cuales se le acusó, ya cumplió la condena.

Fuente: Milenio

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad