Trump visita fábrica sin cubrebocas

Estados Unidos.- Para Donald Trump, la decisión de ponerse mascarilla en los actos públicos se ha convertido en una cuestión de orgullo. Ayer, durante su visita a una planta de Ford en Ypsilanti, Michigan, el presidente estadounidense afirmó que no quiere “darle el placer a la prensa” de verle con el rostro cubierto. Lo dijo tras días de críticas por no predicar con el ejemplo con una de las recomendaciones básicas de su Administración para evitar la propagación del coronavirus. Poco después, el portal TMZ publicó una imagen en la que el mandatario aparece en las instalaciones llevando una.

El presidente y director ejecutivo de Ford, Jim Hackett, afirmó que dependía del mandatario que hiciera uso de la mascarilla o no. Sin embargo, el protocolo de la empresa exige a todos los trabajadores y visitas externas que la lleven por motivos de seguridad. Trump sostuvo que se puso una mascarilla en algunas instalaciones y bromeó con que “sinceramente” creía que se veía “mejor” con ella. Se la quitó, dijo, para dar el discurso. “Llevé una en el área de atrás. No quería darle a la prensa el placer de verlo», afirmó a los periodistas.

El mandatario republicano visitó la planta de la compañía con el fin de destacar su uso para fabricar ventiladores después del aumento de demanda nacional debido a la pandemia. Cuando Trump anunció el viaje, la fiscal general de Michigan, Dana Nessel, le envió una carta abierta instándole a respetar las órdenes ejecutivas emitidas por la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer y le recomendó que usara mascarilla, argumentando que era su “responsabilidad legal”. Tras la visita, Nessel afirmó a la cadena CNN que Trump ya no era bienvenido en el Estado después de desafiar su ley y lo describió como “un niño petulante que se niega a seguir las reglas”.

El presidente del consejo de administración y bisnieto del fundador de la compañía de automóviles, Bill Ford, “alentó al presidente Trump a usar una mascarilla cuando llegó”, informó la empresa de automóviles. El comunicado publicado este jueves por la tarde afirmaba que el mandatario estuvo con el rostro cubierto durante la fase inicial del recorrido, pero que luego “se quitó la mascarilla durante el resto de la visita». El protocolo que le hizo llegar la compañía al personal de la Casa Blanca informaba de que era necesario el uso de la mascarilla.

Por otra parte, Trump anunció en su cuenta de Twitter que las banderas ondearán a media asta durante los próximos tres días en los edificios federales y los monumentos nacionales de todo el país en memoria de los estadounidenses fallecidos por la pandemia. Es algo que los líderes demócratas en Washington, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el jefe de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, reclamaron horas antes. La cifra de fallecidos desde que comenzó el brote ya supera los 94.000 y los contagios confirmados suman el millón y medio.

Con información de El País.

Noticias relacionadas

Accesibilidad